Un lugar donde someterse a preguntas

Hola, soy promotor de una escuela autodidacta, legal, en España, te respondo

#4 Buenos días, a todos, disculpas por la demora, por fin puedo ponerme un rato al ordenador.

Gracias por tus preguntas, me parecen muy interesantes y procedentes para el caso :-)

1. Algunos de los participantes hace muchos años que investigan, se forman e intentan poner en marcha un proyecto de este tipo de diferentes maneras, yo personalmente hace unos 9 años que estoy con un objetivo así en mente. Otros se han incorporado por lo interesante del proyecto. Somos profesores jóvenes de espíritu, y de edad biológica hay de todo xD, se requiere un cierto recorrido por la vida para poder ver con qué conecto y con qué no para saber lo que estás buscando. Algunos de nosotros -como yo, por ejemplo- estábamos en listas de interinos y viajando por la geografía cubriendo sustituciones, otros estaban en escuelas concertadas, privadas, universidad, otros trabajos... ¡como la vida misma!

2. El Estado no nos ha apoyado en nada que no sea el mero reconocimiento como institución legal; me refiero a que no tenemos ningún tipo de subvención, mecenas, patrono capitalista, etc. Todos los fondos han salido, en primer lugar, del bolsillo de los impulsores (incluido el mío) y en esta fase ya de funcionamiento básicamente nos sostenemos por las cuotas de los alumnos. La opción del crowdfunding es algo que está en estudio, aunque es difícil entrar en ese mundo si no es ofreciendo algún tipo de producto, no hay mucho incentivo en ayudar a financiar una escuela en España si no es que tus hijos están yendo a ella (¡y a veces ni con esas!)

3. Los pasos han sido infinitos, todo tipo de licencias y expedientes hasta llegar a obtener el número de centro y los permisos en todas las administraciones. Visto en perspectiva no es tanto "trabas" si no que el corpus de legislaciones cruzadas es tan enorme que los requisitos van apareciendo a veces como champiñones porque el técnico de turno olvidó comentarte que necesitas esta acreditación o este certificado de tal instalación... Al final, por parte de Educación, los requisitos han sido básicamente un espacio adecuado y suficiente (m²/alumno según su curso, plan de emergencias, certificación eléctrica, etc.) y acreditar la titulación del profesorado. En las reuniones que hemos mantenido con los diferentes estamentos y representantes de la administración nos ha sorprendido que no hayan puesto trabas en cuanto al método, la pedagogía, la falta de horarios cerrados, etc., básicamente querían garantizar los puntos que he expuesto más arriba, lo demás, se da por supuesto en un centro educativo. Curioso :-)

4. Estamos en Catalunya, Barcelona concretamente. Tenemos vocación de servicio público, hacemos formación del profesorado desde hace muchos años, hemos asesorado diferentes centros que se han cuestionado, como nosotros, que quizá se puede hacer de otra forma... Ahora mismo, por ejemplo, estamos en contacto con varias escuelas públicas de nuestro mismo municipio para mostrar más al detalle cómo nos organizamos y ver cómo pueden coger aspectos de la metodología y adaptarla a sus necesidades. En realidad muchos hemos llegado aquí viendo que es muy difícil encontrar en la pública proyectos innovadores de este tipo, así que nos hemos liado la manta a la cabeza para hacerlo nosotros, así que si en un futuro no somos necesarios será estupendo.

5. Básicamente hay dos "trabas", una es la económica, ya que al ser centro privado, cuesta un buen dinero. Con respecto a los centros concertados y privados de la zona, nuestra cuota está en la franja de precio de varios concertados de por aquí, así que para muchas familias no es un impedimento el tema económico. En cualquier caso un objetivo claro que tenemos es bajar progresivamente y en la medida de lo posible las cuotas y facilitar la entrada a cualquier família que busque este tipo de educación para sus hijos, independientemente de su capacidad económica, y claro, manteniendo la sostenibilidad del proyecto. La segunda graba es la no posibilidad de acceder a servicios públicos de apoyo tipo CDIAP, psicopedagogos, veladores (no sé si está bien dicho, aquí les conocemos como vetlladores... de modo que no podemos atender todo tipo de situaciones de diversidad funcional o trastornos del aprendizaje. Estudiamos cada solicitud de ingreso para valorar si podemos hacer frente a las necesidades de ese alumno o no, y reconocemos claramente cuando no estamos preparados para hacerlo, básicamente por recursos, porque en la práctica tenemos claro cómo hacer en muchas situaciones de este tipo.

6. Pues ha sido un primer año muy intenso, llevamos desde hace dos trabajando activamente en la puesta en marcha de este colegio, el año pasado casi ni descansamos y este tampoco, y ahora arranca el segundo curso y la perspectiva es otra vez bastante frenética, ya que casi duplicamos alumnado y nos enfrentamos a nuevos retos. La verdad es que hemos pasado por muchas situaciones bastante cómicas, y también muchas duras; dificultades con los compañeros, con algunas familias, con algunos alumnos... aunque el aprendizaje es mucho también y estamos con ganas de seguir mejorando. Como anécdota divertida, por ejemplo, después de intentar transmitir en cientos de reuniones colectivas, tutorias individuales durante el curso, los informes que van llegando a las familias, nuestros métodos de comunicación para tranquilizar a padres y madres... que en este colegio cada niño puede relacionarse con los compañeros que quiere y no hay grupo-clase al uso, te encuentras en una tutoría al acabar el curso con una pregunta tipo ¿y qué tal van los del curso de mi hijo? xD y te ries por dentro reconociendo, una vez más, que el trabajo sobretodo es acompañando a familias para que puedan apreciar y entender qué es lo que hacen sus hijos durante su día aquí :-)

7. Tal y como comentaba más arriba, sí, lo contemplamos e integramos. El planteamiento metodológico es muy simple en ese sentido, se adapta a cada alumno, cada persona encuentra lo que necesita, y al no haber estándares para grupos o objetivos comparativos pues cada alumno está en su propio nivel en cada materia o ámbito de la vida. Un alumno con dificultades en matemáticas no siente que es inferior a su grupo, porque no existe ese grupo donde estamos porque nacimos entre tal y cual fecha. En nuestros referentes hemos vivido y sabemos de experiencias con discapacidades importantes, y las pocas situaciones de discriminación, bullying, agresiones, etc., que se han dado y como la vivencia ha sido de respeto y empatía. Uno sólo es capaz de respetar cuando se siente respetado, y con niños pequeños -por más que se repite aquello de "son como monstruitos"- es lo mismo. Pero volvemos al punto 5: no somos centro público, no tenemos apoyo institucional, no podemos disfrutar de los recursos para la atención a la diversidad que sí que dispone la red pública, así que no podemos atender adecuadamente todo tipo de situaciones, de manera que tenemos que poner filtro y ver qué sí y qué no podemos acompañar. :-(

8. Conocemos bastantes proyectos que empiezan a plantear, sobretodo en la pública, este tipo de enfoque. Sí, consideramos que todavía estamos lejos, pero reconocemos que hay una intención de renovarse, que hay ya una necesidad importante en muchos docentes y familias de alejarse, no se sabe bien cómo, del modelo del tutor que todo lo sabe, con tareas impuestas, horarios incongruentes, objetivos de grupo y no individuales... Nos alegra ver que hay movimiento, hace unos cuantos años era impensable plantearse cualquier cosa que no fuera la clase tradicional, y, por suerte, ahora podemos ver cómo cada escuela y colegio empieza a diferenciarse poquito a poquito ofreciendo algo más auténtico. Yo personalmente lo acojo con los brazos abiertos y me alegra mucho ir viendo ese cambio; en mis idas y venidas por la pública me alegra mucho ver gente con muchas ganas -y también mucha gente enquistada, cierto- y que intentan organizarse, probar cosas nuevas, de esta manera, de aquella otra, como sea, pero buscando mejorar y no amargarse día tras día :hug:

9. Varios de nuestros compañeros están en grupos de investigación de sus propias materias, antes de incorporarse a este proyecto. Los que lo hemos diseñado e impulsado, así como "núcleo duro" hemos estado trabajando y difundiendo en la medida en que nos han dado espacio para poder plantear esta posibilidad, participando en congresos de todo tipo, lo que comentaba de las formaciones, algún artículo... pero no algo tan académico como quizá es lo que estás preguntando.

10. La evaluación es, progresivamente y a medida que el desarrollo y las competencias de los alumnos lo permiten, un ejercicio completo de autoevaluación. Cuando son pequeños, diríamos lo equivalente a educación infantil, la evaluación depende completamente de los tutores y acompañantes. Con el tiempo y hasta llegar a bachillerato o final de la ESO, los alumnos tienen la suficiente autonomía y autoconocimiento (bueno, ese es nuestro objetivo, con un año de funcionamiento y con alumnos que vienen en su gran mayoría de experiencias convencionales no es fácil conseguir eso) como para poder autoevaluarse de manera sincera en cada ámbito de su propio currículum. Los profesores, claro está, estamos ahí y acompañamos el proceso, pero vamos dando, en la medida que están preparados para ello, los espacios de autoevaluación que pueden asumir. Como ejemplos, en los cursos finales de la primaria los profesores hacen un informe y los alumnos hacen su propio informe en paralelo, los contrastan conjuntamente y llegan ambos a las familias. En los últimos cursos de secundaria la aportación del profesor era una descripción de la actividad desarrollada, en forma de números (número de talleres, los títulos de los mismos, las presentaciones que han hecho a compañeros y las que han asistido, etc.) y los alumnos han hecho toda la reflexión sobre el proceso durante el curso, las dificultades, qué objetivos se

menéame