Un lugar donde someterse a preguntas

Soy una mujer con Síndrome de Asperger. Te respondo

#6 Voy a intentarlo.
De bebé, tenía un temperamento de alta demanda: era casi imposible consolarme, lloraba con todo el mundo, apenas dormía. Aprendí a gatear con 5 meses y a caminar con 7, lo cual se considera precoz. De niña sentía mucha ansiedad cuando la gente interactuaba conmigo, pero al mismo tiempo experimenté ansiedad de separación con mi madre, aunque no me gustaba que me tocara y me costaba mirarla a los ojos. Aprendí a leer y a escribir con 3 años, y a partir de ahí todo se complicó: me obsesionaba hablar con la mayor propiedad posible, leía y memorizaba diccionarios, recitaba largas cadenas de sinónimos y tendía a rimar. Paralelamente, tenía muchos problemas para cálculo, me costaba escribir los números porque los invertía, a duras penas contaba con los dedos. Siempre he confundido derecha e izquierda, tuve que aprender muchos trucos para diferenciarlas, no aprendí a leer la hora hasta los 11 años y me desoriento constantemente, además de perder la noción del tiempo. El primer diagnóstico a propósito de esto fue dislexia visuoespacial y acalculia. Las manías empeoraban y se hacían extensivas: con la limpieza, con el orden, con la comida, con la ropa, rituales de comprobación...pero en mi entorno eran relativizadas como manías de niños o directamente castigadas hasta que las suprimía (por ejemplo, recuerdo a mi madre pegarme en las manos cada vez que gesticulaba) Mi etapa escolar fue un infierno, académicamente estaba en por encima de la media, socialmente sufrí bullying desde los 6 hasta los 18 años. Yo desesperaba por mimetizar las conductas y actitudes de mis compañeros, era muy servil y eso generaba dinámicas abusivas, de lo que se denomina violencia relacional (nunca me pegaron, pero siempre me excluían, rumores se propagaban, etc) Me solidarizaba con otras personas inadaptadas y me peleaba con sus matones debido a mi hiperempatía. De aquí los diagnósticos de fobia social, ansiedad, depresión. A los 16 dejé de comer. No pretendía ser delgada, simplemente quería morir. Se recrudecieron las manías y empecé a tener estallidos de ira y pérdida de control de impulsos cuando me frustraba, enfadaba o entristecía, principalmente rompía cosas y me autolesionaba. Ya estaba en la edad de interesarme por el sexo y el romance, en mi caso me colapsaba cada vez que alguien me miraba o me tocaba, me repugnaba que me besaran o acariciaran, pero me presioné a mantener relaciones y tener parejas que rompía a los pocos meses. Hay un verso de una canción que dice "It's me versus me versus them" Y define esto: una lucha contra ti mismo por aceptar al resto y odiarlos porque no te dejan aceptarte como eres: autista.
Según me han explicado, la educación en roles de género invisibiliza la expresión del autismo en mujeres porque recibimos más presión del entorno en adquirir habilidades lingüísticas y sociales, por lo que a ojos comunes nos masculinizamos.
He recibido este diagnóstico a raíz de ser madre y experimentar mucha culpa y miedo por no sentirme feliz al respecto (sino abrumada y aterrada), lo cual me condujo a terapia nuevamente. Para mí ha sido catárquico, así como para mi pareja, pero en mi familia, donde sospecho hay más casos no declarados, hay incomodidad.
#9 Comentas que has sido madre y experimentado culpa y miedo. Mencionas también que tienes un rasgo de hiperempatía. Quizá preguntar esto es violento, así que no espero necesariamente una respuesta: tenía curiosidad por saber si antes, durante o después de ser madre, consideraste si tu descendencia podría pasar por lo mismo, o alguna situación análoga.
#44 Sí, es un pensamiento obsesivo y disruptivo que padezco. Suelo dejar de autoflagelarle cuando me recuerdo que yo ignoraba el diagnóstico antes de tenerla. Si no, sí, seguramente hubiera abortado.
#91 Gracias por responder a la duda :-) .
#9: Según me han explicado, la educación en roles de género invisibiliza la expresión del autismo en mujeres porque recibimos más presión del entorno en adquirir habilidades lingüísticas y sociales, por lo que a ojos comunes nos masculinizamos.

Muy bueno eso.
Gracias y ánimo.
#137 Ya tienes mi atención, troll, consideraré leído ;)
#137 no debieron darte esos cachetes en la cabeza. Te han dejado muy chungo...
#152 A mi tampoco me pegaron. Igual es eso lo que me ha marcado.
#137 Son personas muy especiales, sí. Pero de esa otra forma. Siempre hay panolis y son perfectamente conscientes de ello. Embaucadores natos. Los cachetes no arreglan nada. :-/
#137 Tranquilo que no corres ningún riesgo de sufrir hiperempatía..
#137 ostias, tu comentario es super-relevante!
#137 traga negativos, cateto ignorante! xD
#9 ¿Cuando dices que invertías los números quieres decir que los escribías al revés horizontalmente? La verdad es que me ha sorprendido, muchas de esas cosas me sucedían a mí también de pequeño...
#206 perdon por el negativo, el puto móvil :-(
#9 Que tal lo llevan tus hijos?
#9 "una lucha contra ti mismo por aceptar al resto y odiarlos porque no te dejan aceptarte como eres".
hostia, me identifico mucho ^^
#9 la verdad es que compartes muchos síntomas también del trastorno límite (autolesiones, TOC, hiperempatia... Es un cajón desastre).

menéame