PREGúNTAME: ENCUENTROS DIGITALES

Soy José Carlos Díez, economista especializado en macroeconomía. Pregúntame

Hola José Carlos. Más allá de modelos y recetas económicas, el capitalismo tiene una limitación física que es el agotamiento de los recursos del planeta. Y no solo los energéticos, cuya dependencia es muy evidente, sino metales y elementos que cada vez son más escasos y son imprescindibles para mantener el relativo bienestar de nuestra civilización (bueno, de la mitad de ella, porque la otra mitad se muere literalmente de hambre y enfermedades). Mi pregunta es: ¿cómo se afronta desde un punto de vista macroeconómico el futuro a medio plazo antes esta escasez?. ¿Tenemos alguna posibilidad de evitar el colapso? ¿Cómo?
#0 Saludos Jose Carlos, y gracias por participar en este foro. Visto que mi pregunta principal ya ha sido realizada (#34), procedo a realizar otra muy relacionada:

¿Existe algún tipo de reconocimiento, en el mundo de los economistas clásicos, de que la CoVID es sólo la gota que ha colmado el vaso (o como suele decirse en el mundo anglosajón, la paja que rompió la espalda del camello) en la crisis (no sólo económica) que se nos viene encima, que sólamente ha acelerado lo inevitable?

¿Se empieza a reconocer ya en esos círculos que el gran problema es (era) el inevitable descenso energético que ha sustentado todo el crecimiento económico?

¿Va a reconocer algún día la disciplina económica los límites biofísicos del planeta e intentar evolucionar (académicamente, como disciplina académica, al menos) de que las leyes económicas no pueden estar por encima de las leyes termodinámicas? ¿o se sigue negando con desdén e ignorancia que se puede y debe volver a crecer como único camino en el progreso de la especie humana, pese a la abrumadora evidencia que esa gran disponibilidad energética que lo ha hecho posible hasta ahora ya no es tan disponible ni nunca lo volverá a ser?

Muchas gracias por su respuesta y su tiempo
#176 Cuando el ser humano se enfrenta a la escasez la resuelve con inteligencia e innovación. En los años ochenta comenzaron a invertir en energía eólica y fotovoltaica y hoy ya son las formas más baratas para producir electricidad. El sol se agotará pero dentro de muuuuucho tiempo. A finales del siglo XIX ya anticiparon el fin del carbón y aún es pronto para evaluarlo.
#205 La inteligencia y la innovación, la piedra filosofal de los economistas. La tan manida curva de Kutznets y el desmaterialismo, que salvo en algún que otro caso local donde sí se produce, ya esta más que de sobra demostrado que a nivel global no funciona.

Vuelvo a recalcar que la ciencia económica debería fijarse más en sus primas las ciencias duras y aprender de ellas. El progreso tecnológico esta sujeto a la ley de los rendimientos decrecientes, bien conocido en ciencias agrícolas y biológicas. Esperar a que la tecnología y el ingenio humano nos resuelvan todos los problemas que la gestión económica clásica nos ha generado es más wishful thinking que otra cosa.

Y respecto a las energías renovables, es cierto que tienen un gran potencial para generar electricidad, pero eso no significa en absoluto que pueda sustituir a los combustibles fósiles, especialmente al petróleo, donde un elevadisimo porcentaje (creo que es un 80 %, pero hablo de memoria) se consume en el transporte de mercancías, y eso, a corto y medio plazo, no hay quien lo reemplace, por mucho que los economistas se encomienden al progreso tecnológico de las renovables.

Hace falta más progreso tecnológico, si, pero no es suficiente. Se necesita un cambio paradigmatico en el modelo económico que pasa por abandonar la sagrada idea del crecimiento económico como único motor del progreso humano. Eso, y una estabilización de la población mundial. Sólo la agrupación de estas tres variables ( innovación tecnológica, economía de estado estacionario y moderación poblacional) lograremos como civilización perdurar en el tiempo.

Gracias por contestar a mi anterior mensaje. Que tenga un buen dia
#34 si hay más escasez suben los precios y se racionaliza la demanda del bien. En el caso de recursos naturales no suelen ser bienes perfectamente competitivos y es necesaria una buena regulación para gestionarlos.
#204 Muchas gracias por tu respuesta. Si el bien escaso es de primera necesidad industrial (por ejemplo, el aluminio), muchos bienes de consumo pasarán a ser artículos de lujo. Al final sólo las clases privilegiadas podrán mantener un nivel de vida digno, mientras que la mayoría de la población pasaremos a vivir en la miseria. A esto habría que añadir que cada vez será más caro investigar e innovar. Todo esto nos conduce irremediablemente a una segunda Edad Media postapocalíptica de varios cientos de años de la que no sé si sabremos salir.

menéame