Pregúntame: encuentros digitales

Hola, soy Joaquín Hortal, investigador en ecología y biogeografía del CSIC. Pregúntame

#8 Muchas gracias a tí por dos preguntas muy interesantes.

Las condiciones laborales de la ciencia en la actualidad son muchas veces buenas. Como dices, el problema real es el acceso a ellas. Los salarios de los científicos y profesores de universidad podrían ser más altos, pero son buenos en comparación con la precarización general de los trabajos en España. Y también crean una gran diferencia con los becarios y contratados, que sufren de un nivel de inestabilidad que es inaceptable si pensamos en el entorno real de España.

Hace 10 o 15 años, e incluso menos, la disparidad de acceso al sistema científico en función de la clase social de los no era un problema grave. Sí lo era el de la mujer a las posiciones más altas del sistema (catedráticos o profesores de investigación), pero ese es otro tema que quizás tiene un recorrido más largo. Sin embargo, es muy posible que la combinación de falta de fondos para recursos humanos con la magnitud de la crisis haya hecho que muchos investigadores en formación, o muchos con vocación para ello, no hayan podido hacer la apuesta de estar unos meses dedicándose a trabajar sin contrato o con ayudas puntuales. Con la consiguiente pérdida de investigadores muy válidos que podrían dar un gran servicio a la sociedad.

Y luego hay otro efecto derivado al ataque al sistema público de enseñanza. Yo trabajo regularmente en Brasil, y este problema allá es acuciante: el acceso a la mejor formación de las universidades federales y alguna estadual (mucho más baratas y de mejor calidad) sólo está al alcance de los que estudiaron en colegios privados, que allí tienen una gran diferencia con las escuelas públicas. Por eso, la mayor parte de los doctorandos en estas universidades son de clases medias y acomodadas. Y los pocos que no lo son se enfrentan a los problemas de un sistema sanitario público con pocos medios. Todo esto puede parecer exagerado, pero cuando ves morir a una brillante alumna de doctorado con 25 años por cáncer de mama, y sabes que es la primera alumna de doctorado proveniente de su ciudad, de una zona pobre del interior de Brasil, te das cuenta de la importancia de un acceso igualitario a los servicios. También para la ciencia.

menéame