Un deber de honor: Rosa Luxemburg contra la pena de muerte

En todas las revoluciones anteriores fue una pequeña minoría del pueblo la que se puso a la cabeza de la lucha revolucionaria, la que le dio una meta y una orientación, y la que utilizó a la masa como instrumento para llevar sus propios intereses, los intereses de una minoría, a la victoria. La revolución socialista es la primera que puede ser llevada a la victoria sólo en interés de la gran mayoría, y por la acción de la gran mayoría de los trabajadores

Rosa Luxemburg - La Révolution de Spartacus

"No pedimos una "amnistía" o un indulto para los presos políticos víctimas del antiguo régimen. Exigimos nuestro derecho a la libertad, mediante la lucha y la revolución, para los cientos de hombres y mujeres valientes y fieles que sufrieron en las cárceles y fortalezas, porque lucharon por la libertad del pueblo, por la paz y por el socialismo, contra la sangrienta dictadura de los criminales imperialistas. Ahora están todos liberados. Y estamos preparados para la lucha de nuevo.

No fueron los Scheidemann [1] y sus aliados burgueses encabezados por el príncipe Max von Baden quienes nos liberaron; fue la revolución proletaria la que abrió las puertas de nuestras celdas de par en par [2].

Pero otra categoría de desafortunados habitantes de estas lúgubres viviendas ha sido completamente olvidada. Hasta ahora nadie ha pensado en los seres pálidos y enfermizos que sufren tras los muros de la cárcel para expiar delitos menores.

Sin embargo, ellos también son víctimas desafortunadas del abominable orden social contra el que lucha la revolución, víctimas de la guerra imperialista que ha llevado la angustia y la miseria a los límites máximos, víctimas de esa espantosa carnicería que ha desatado los más bajos instintos. La justicia de la clase burguesa volvió a funcionar como una red, dejando escapar a los voraces tiburones mientras se capturaba a los alevines. Los especuladores que ganaron millones durante la guerra fueron absueltos o se libraron de condenas ridículas, pero los ladronzuelos recibieron duras penas de prisión. Agotados por el hambre y el frío, en celdas sin apenas calefacción, estos niños olvidados por la sociedad esperan que se les complazca, que se les alivie. Esperan en vano. El último Hohenzoller [3], como buen soberano, olvidó su sufrimiento en medio del baño de sangre internacional y la erosión del poder imperial. Durante cuatro años, desde la conquista de Lieja, no ha habido amnistía, ni siquiera en la fiesta oficial de los esclavos alemanes, el cumpleaños del Kaiser.

La revolución proletaria debe ahora alegrar la oscura vida de las cárceles con un pequeño acto de misericordia, debe acortar las penas draconianas, abolir el bárbaro sistema disciplinario (detención con cadenas, castigos corporales), mejorar el trato, la atención médica, las raciones de comida, las condiciones de trabajo. Es un deber de honor.

El sistema penal existente, impregnado del brutal espíritu de clase y de la barbarie del capitalismo, debe ser totalmente abolido. Hay que emprender una reforma completa del sistema penal. Un sistema completamente nuevo, en armonía con el espíritu del socialismo, sólo puede basarse en un nuevo orden económico y social. Todos los delitos, todas las penas, tienen siempre su origen en el tipo de organización de la sociedad. Sin embargo, hay una medida radical que puede aplicarse sin demora. La pena capital, la mayor vergüenza del ultrarreaccionario código penal alemán, debe ser abolida inmediatamente [4]. ¿Por qué, entonces, hay dudas por parte de este gobierno de trabajadores y soldados? Ledebour [5], Barth, Däumig [6], ¿no existe para usted Beccaria [7], que hace doscientos años denunció la infamia de la pena de muerte? No tienes tiempo, tienes mil preocupaciones, mil dificultades, mil tareas que cumplir. Pero calcula, reloj en mano, cuánto tiempo necesitas para decir: "la pena de muerte está abolida". ¿O quieren un largo debate que termine con una votación entre ustedes sobre este tema? ¿Va a empantanarse en capas y capas de formalidades, consideraciones de competencia, cuestiones del sello apropiado y otras tonterías?

¡Ah, qué alemana es esta revolución! ¡Qué pedante, qué empapado de argumentación, qué falta de ardor y grandeza! Esta pena de muerte que se olvida es sólo una pequeña característica aislada. Pero es precisamente porque esos rasgos suelen delatar el espíritu profundo del conjunto.

Tomemos cualquier historia de la gran Revolución Francesa; tomemos, por ejemplo, el seco Mignet [7]. ¿Puede alguien leer este libro sin sentir su corazón latir y su mente inflamarse? ¿Puede alguien, después de abrirlo en cualquier página, dejarlo a un lado antes de escuchar el último acorde de esta formidable tragedia? Es como una sinfonía de Beethoven llevada a lo gigantesco, una tormenta que suena en los órganos del tiempo, grande y soberbia en sus errores como en sus hazañas, en la victoria como en la derrota, en el primer grito de ingenua alegría como en su último aliento. y ¿cuál es la situación ahora en Alemania? En todas partes, tanto en los asuntos pequeños como en los grandes, uno tiene la sensación de que sigue tratando con los viejos y excesivamente cautelosos ciudadanos de la vieja socialdemocracia, con aquellos para los que el carné del partido lo es todo, mientras que los seres humanos y la inteligencia no son nada. Pero la historia del mundo no se hace sin grandeza de pensamiento, sin elevación moral, sin gestos nobles.

Liebknecht [8] y yo, al dejar las hospitalarias residencias que hemos habitado recientemente -él dejando a sus despojados compañeros de prisión, yo dejando a mis pobres ladrones y prostitutas cuyo techo compartí durante tres años y medio- les hicimos este juramento, mientras nos seguían con sus tristes ojos, de que no los olvidaríamos.

¡Exigimos que el Comité Ejecutivo de los Consejos de Obreros y Soldados alivie inmediatamente la suerte de los presos en todas las instituciones penales de Alemania!

Exigimos la eliminación de la pena de muerte del código penal alemán.

Los ríos de sangre corrieron a raudales durante los cuatro años de genocidio imperialista. Hoy en día, cada gota de este precioso líquido debe guardarse respetuosamente en el cristal. La energía revolucionaria más constante combinada con la humanidad más benévola: sólo esto es la verdadera esencia del socialismo. Un mundo debe ser derribado, pero cada lágrima que podría haberse evitado es una acusación; y el hombre que, apresurándose a una tarea importante, aplasta inadvertidamente incluso a una pobre lombriz, comete un crimen. "

Rosa Luxemburgo

Notas :

[1] Antiguo impresor, uno de los principales dirigentes del ala derecha del S.P.D., miembro del Comité Directivo en 1912. Miembro del Reichstag de 1903 a 1918 y de 1920 a 1933. Durante la guerra, fue uno de los líderes socialistas más destacados. Llegó a ser subsecretario de Estado en el gabinete de Max von Baden, y en 1919 se convirtió en el primer canciller de la república alemana, y como tal contribuyó a la supresión de la revolución alemana. Entonces se negó a firmar el Tratado de Versalles y cesó todas las actividades del partido. Scheidemann emigró en 1933.

[2] La propia Rosa Luxemburg no fue liberada por la revolución hasta el 8 de noviembre de 1918.

[3] Los Hohenzollern fueron la dinastía gobernante del Imperio Alemán. Se trataba de Wilhelm II, el Kaiser que acababa de ser expulsado por la revolución.

[4] De hecho, la pena de muerte fue abolida en Alemania mucho más tarde: en 1949 para la RFA, en 1987 para la RDA.

[5] Diputado socialista alemán de izquierdas opuesto a la guerra. Junto con H. Haase, fundó el Partido Socialdemócrata Independiente (U.S.P.D.) y dirigió el levantamiento obrero de Berlín (enero de 1919). Más tarde se unió al S.A.P. y emigró en 1933.

[6] Socialista alemán. Primero legionario en Francia, luego periodista en el Vorwärts (1911). Opuesto a la política de la dirección del S.P.D. a partir de 1914, fundó y dirigió el partido socialista independiente U.S.P.D. Desempeñó un importante papel durante la revolución alemana de 1919 y, a partir de entonces, dirigió el ala izquierda del U.S.P.D. Estuvo presente en el III Congreso de la Internacional Comunista y contribuyó decisivamente a que la mayoría del U.S.P.D. se pasara al comunismo, pero, al ser cercano a P. Levi, abandonó rápidamente el PC alemán.

[4] Cesare Beccaria (1738-1794), filósofo italiano.

[5] François-Auguste Mignet (1796-1884), autor de una Historia de la Revolución Francesa.

[8] Hijo de W. Liebknecht, fundador del SPD y compañero de Marx-Engels. Miembro del partido antes de 1914, encarcelado por sus escritos contra el militarismo (1907), diputado en 1912. Líder de la izquierda del SPD con R. Luxemburgo. En agosto de 1914, se opuso a la votación de los créditos de guerra, pero se retiró en nombre de la disciplina del partido. Convencido de su error, se convirtió en el símbolo de la lucha contra la guerra y en 1915 participó en la fundación de la Liga Espartaquista, que se convertiría en el KPD (1918). Reencarcelado durante la guerra por su actividad; liberado al alba de la proclamación de la república (1 de noviembre de 1918). Líder de la revolución alemana de 1918/19. Asesinado después de su detención, tras el fracaso del intento de insurrección en enero de 1919.

Traducido por Joya

Original: www.socialisme-libertaire.fr/2017/08/rosa-luxemburg-contre-la-peine-de