Autoorganización o caos

Estamos en la cúspide de un gran desastre medioambiental y social. Regiones enteras de Grecia están siendo prácticamente arrasadas. Decenas de miles de personas pierden sus medios de vida, pierden toda perspectiva en su propio país y se convierten objetivamente en refugiados internos. Desde los incendios de Ilia en 2007, los de Maty en 2018 hasta los de hoy, tenemos el mismo patrón de destrucción, los mismos datos, los mismos responsables, las mismas críticas.

Ya se ha dicho todo. Todo es conocido.

Pero no podemos ignorar que la situación en este momento es límite. No sabemos cómo será el día siguiente, y eso es literal. No sabemos qué pasará mañana, dentro de quince días, dentro de dos meses. La catástrofe que estamos viviendo en este momento puede ser un preludio de lo que ocurrirá mañana o dentro de un mes. Es posible que veamos cosas mucho peores, y lo que está en juego es la propia naturaleza y la calidad de nuestras vidas antes de que estén en manos de la patronal y el Estado. Decimos esto habiendo tenido en cuenta una serie de factores.

1. Los fenómenos meteorológicos extremos continuarán y se intensificarán. El cambio climático, es decir, el calentamiento global como resultado de la producción capitalista, está aquí. Y tenemos todas las razones para esperar que en el próximo período se vuelvan a dar las condiciones propicias para los holocaustos. O inundaciones.

2. El Estado no puede ni quiere cumplir su parte del contrato en una sociedad de contratación. A todos los niveles, o bien se niega a organizar mecanismos de prevención y protección, o bien fracasa por completo incluso en la gestión de la parte técnica de dicho tratado. El Estado se preocupa de servir a sus propios intereses y lo único que le interesa a su departamento político con respecto a los incendios es el coste electoral en el juego electoral. Toda su estrategia está orientada a protegerse a sí misma, no a proteger la base social. No podemos esperar nada diferente en los próximos incendios.

3. A la catástrofe le seguirá un festín de comunicación en el que el Estado repartirá algo de dinero a los afectados, prometerá más y una vez que se apague la luz el asunto quedará olvidado. Recordemos que incluso se comieron la ingente cantidad de dinero solidario que se recaudó para las víctimas del incendio de Elis en 2007. Tampoco tenemos nada que esperar del Estado en cuanto a la restauración de las necesidades inmediatas de quienes lo han perdido todo.

4. A pesar de la enorme destrucción que ya se ha producido mientras escribo esto, todavía hay muchos bosques que no se han quemado en todo el país. Lo que ha ocurrido con Evia, Ilia y el Ática podría ocurrirle a todo el país a una escala mucho mayor en los próximos años. Mucho más lejos de la capital y con condiciones más desfavorables.

A la luz de estos hechos, hacemos un llamamiento a la base social en términos de localidad, en pueblos, ciudades y aldeas para que se organicen inmediatamente y emprendan en la medida de lo posible cualquier iniciativa de prevención de incendios y supervisión de las zonas forestales en sus regiones. La política de "sálvese quien pueda" que el Estado ha elegido como estrategia está destinada a causar enormes daños adicionales y posiblemente más víctimas. La propia experiencia en esta crisis nos ha demostrado que fue la autoorganización y la asunción de responsabilidades por parte de la población local lo que salvó lo que se salvó. Esto debe multiplicarse.

Las autoridades municipales y políticas deben tomarse al pie de la letra para movilizar los mecanismos que tengan y equipar las estructuras, proyectos y patrullas locales autoorganizadas. Aprovechar la contribución voluntaria de los no locales que vendrán a ayudar. Requerir la coordinación y orientación del Cuerpo de Bomberos e incluso la lucha auxiliar contra el fuego por parte de los locales que tengan la capacidad y la voluntad de hacerlo. Con la seguridad por delante, no debemos correr antes de movilizarnos. La protección contra incendios y la protección de los bosques en general deben reconfigurarse radicalmente en función de las comunidades locales. Vigilar las zonas quemadas con el objetivo no sólo de regenerar los bosques sino también de ampliarlos.

Pero también hay que movilizar a la base social fuera de las "zonas peligrosas". Tanto para las necesidades inmediatas de los desplazados como para la lucha política por su rehabilitación inmediatamente después.

Y en estas catástrofes, como en las anteriores, también hemos visto manifestarse la solidaridad social de forma masiva y espontánea. También vimos la dinámica de la autoorganización, su eficacia e ingenio. Lo que es diferente ahora es que el tipo de crisis en el que hemos entrado hace que estas manifestaciones socio-sanitarias ocasionales, y bajo un estado de desesperación, sean necesarias de forma permanente.

Estamos solos. Y tenemos, por un lado, al Estado y al capital chupándonos la sangre mientras convierten nuestro entorno cotidiano en cenizas.

Tenemos que tomar el asunto en nuestras manos o conformarnos con niveles de miseria sin precedentes, inéditos para lo que estamos acostumbrados. Tenemos que salvar a la naturaleza y a nosotros mismos de la marea destructiva del Estado y del capital.

Traducido por Joya

Original: www.anarchist-federation.gr/archives/2589