Edición seria para la 'cannabis sativa'

Cannabis en el supermercado: la moda del CBD en comidas y bebidas

el truco más antiguo de la publicidad: aprovechar la idea que te has hecho sobre un producto para venderte algo que parece, pero no es (y con el que te identificas). Por mucha hoja de marihuana y mucha publicidad rebelde -algunas marcas hablan de “el sabor de lo prohibido”-, el único viaje que vas a hacer es el de vuelta hasta casa.
Vamos, que “aunque te digo que si te lo bebes es una pasada, yo solo te lo vendo para que te frotes el esguince, no me malinterpretes”: mis dieces al departamento creativo.

xD xD xD

En resumen: la mitad de los productos son publicidad engañosa y la otra mitad, son ilegales.

menéame