Hace 2 meses | Por Turguéniev
Publicado hace 2 meses por Turguéniev

Comentarios

dick_laurence
editado

No, la derecha, asociada en un principio al conservadurismo y ahora a eso de la "libertad negativa" no tiene ideología, no...

Amigo, que cada palo aguante su vela...

Turguéniev
autor

#1 Creo que no lo has entendido, claro que tiene ideología. Lo que digo es que el marco mental de la sociedad española lo ha ganado la izquierda, por un abandono absoluto de la derecha en el campo de las ideas. Resumen: la gente cuando piensa en alguien de derechas (o sus políticas) piensa en alguien egoista y narcisista. Cuando piensa en alguien de izquierdas piensa que sus intenciones son sinceras y animadas por la buena voluntad (sean sus medidas buenas o no).
Un saludo.
 

dick_laurence
editado

#2 Yo puedo entender el artículo en la situación actual, donde el maniqueísmo propio del dualismo más recalcitrante parece tomar todo, y donde la racionalidad parece abandonarse por buena parte de la nueva izquierda (y por la derecha también, ojo). Menéame nos ofrece a diario cientos de ejemplos de esto. Yo he escrito en alguna ocasión algún artículo, como este, en el que trato estos maniqueísmos de "bueno y malo":

Ucrania: de maniqueísmos y relaciones distributivas y atributivas

Ahora bien, con el mito del pragmatismo de la derecha no estoy de acuerdo, y aquí es donde ví que disvinculas ideología y derecha:

"Ellos son más de gestionar, del dinero. Lo cierto es que la ideología no les ha importado tampoco mucho; la suya es el déjeme hacer; el hoy esto y mañana lo otro, según se tercie; aquella que tan pronto viene como pronto se va. A veces, su fuerza ideológica reside en el no tener."

La historia de la derecha es una historia tan ideológica como la de la izquierda: el conservadurismo, con su estratificación social, y que se ha asociado a buena parte de la derecha durante mucha parte de la historia, tiene un evidente componente ideológico. A mitad de siglo, esta derecha y ese conservadurismo que se encontraba en crisis ante el empuje de la academia intelectual soviética y el comunismo europeo, crea la sociedad Mont Pelerin, un think tank, como decimos ahora, de éxito, y génesis de todo ese extraño liberalismo hoy ten en boga en buena parte de la derecha, justo para cambiarse la cara y oponerse en el marco ideológico de esa izquierda desde posiciones presuntamente más modernas, las del "orden espontáneo". Si EEUU y sus universidades son los laboratorios de la izquierda contemporánea, no son menos los think tank que la derecha tiene en el mismo país (El Cato, por ejemplo).

Ejemplos más locales y actuales para ver que cerca están unos de otros en verse como buenos y malos mutuamente: Mientras unos encendían la alarma antifascista, tenemos por el otro lado a una presidenta de una comunidad, que ganó unas elecciones por mayoría, que en la carta electoral envío un folio en blanco donde solo y únicamente se leía su cara junto con la palabra "libertad" (porque se ve que los otros, malvados, traían el sometimiento). Tenemos un partido de derechas que magnífíca tanto como el que se dice de izquierdas problemas que no lo son tanto, con el fin de levantar emociones a su posible votante. La psicopolítica, que en buena parte se nutre de la ideología mal entendida, es propia ya de ambos polos políticos.

Por otro lado, pensar en la política sin ideología es algo complicado, un sueño más que algo demostrado. Podrán decir que no tienen ideología, buscando presentarse como pragmáticos, pero es evidente ante al análisis más simplista que la derecha sí la tiene, y bien marcada.

Así que creo aquí hoy en día hay maniqueísmo para todos, no solo para los de un lado.

Turguéniev
autor

#3 Es que ahí, si te fijas, estoy lanzándole un dardito al PP, a esa derecha en concreto. Por supuesto, hubo otras derechas interesadas en otros tiempos en la cuestión ideológica.