ARTíCULOS

Sobre el suicidio, el sufrimiento y un capítulo de Black Mirror

#37 #63 Me gusta la idea de la secta, porque la felicidad tal y como me la han vendido en esta sociedad (desde la religión a las marcas de coches) me parece siempre sectaria. Para llegar a ella tenemos que recluirnos en un espacio, imaginario o real, que contenga elementos que satisfacen nuestros deseos (el viejo barbudo, un Tesla Model S, una noche en un yate con una señora voluptuosa, etc). La felicidad tal y como la entiendo es un espacio en el que experimentamos placer y que deja fuera el sufrimiento o las ideas del sufrimiento de uno y del resto de seres humanos. En esa burbuja sólo enfocamos en el fenómeno que nos da placer (Dios, una utopía, un Tesla Model S o incluso la misma idea de "felicidad"), como cuando estas enamorado. Me parece vital visitar la felicidad, el fluir (flow), eso de volcarse todo el día en el trabajo de hacer una torre de palitos de helado o disecar un gato o de ser absorbido de principio a fin en una buena película, es la felicidad, pero es una bubujita que se te acaba pinchando a poco que se introducen en ella problemas existenciales de uno y de otros seres. Entonces puedo entrar en la burbuja de la felicidad y desconectar del sufrimiento propio y ajeno, sabiendo con antelación que la voy a acabar pinchando, quiera o no quiera, pero que tengo que acabar pinchándola, porque la felicidad tiene su lado tenebroso y es que si no se nos pincha no sólo nos convierte en tontos, si no en seres inhumanos, que es la imagen que tenemos de los sectarios tipo Daesh que se muestran eufóricos mientras disparan sus ametralladoras pero que si estas fuera de su movida dan mucho yuyu. Otro estado que diferencio de la felicidad es la ataraxia que tiene que ver con no sufrir pero sin ignorar el sufrimiento, un estado de serenidad e imperturbabilidad que sabe que hay sufrimiento, pero desde el que podemos hacer cosas para solucionarlo con tranquilidad y templanza (con esto de "visteme despacio que tengo prisa"), sin entrar en pánico y sin evadirnos en burbujas e ignorarlo. La ataraxia tiene mucho de renunciar a las cosas que nos dan la felicidad, pero nos lleva a un tipo de felicidad más sencilla y consciente.
#74 Te voy a poner un ejemplo de la felicidad sin ponerme filosófico.

Una vida feliz podría ser una vida tal que desde que te levantes hasta que te acuestes te las pases realizando tareas que te apasionen (o al menos que te gusten). Ademas seas capaz de centrarte en disfrutar del presente, dispongas de un colchón económico (por lo que pueda pasar), de buenas relaciones sociales y que además tus actividades te permitan crecer tanto vital como profesionalmente. Personalmente creo que depender de una sola pasión o persona (relación), así como de una sola fuente de ingresos es un error que cometen muchas personas.

No es necesario para eso ni ser rico, ni ser famoso, de hecho el éxito en parte es una valoración personal que cada uno hace de sus propios logros.

Ser constructivo siempre y tratar de mejorar cada día, aprender de los errores y cultivar el arte de la reflexión positiva (o la meditación), evitar las malas influencias, drogas o las discusiones sin sentido,
cultivar el aprecio por todo lo que tiene vida, y colaborar en algunas ideas o proyectos que te llenen y te permitan seguir avanzando mirando al frente con optimismo.
#77 yo llamo a lo que describes tener una vida confortable o un estado de bienestar. Creo que con esa vida es más sencillo experimentar la felicidad, porque sin las necesidades básicas cubiertas o con una vida de enfermedad y dolor constantes no se puede llegar a ser feliz. Pero la felicidad para mi es un estado y con todo eso que dices aun se puede lograr la infelicidad (o la falta de felicidad) ya sea por enredarse en temas románticos o políticos (sufriendo mal) o por cultivar el conocimiento y la filosofía (sufriendo bien). Por ejemplo, después de zamparse una paella tras un tranquilo día de playa si te pones a pensar sobre el sinsentido del universo, el atroz funcionamiento de la vida, la lucha perpetua entre los humanos, las perrerías que nos hacemos, la insistencia en poseernos unos a otros y tener poder unos sobre otros o simplemente abriendo Menéame ser feliz ya no es tan fácil. Pero eso no es malo siempre que uno no caiga en el fatalismo, estar en el bienestar estando mustio a causa del conocimiento es una buena forma de mantenerse lúcido. Eso no quita que uno pueda encontrar momentos de especial concentración (el flow) o de desconexión o aturdimiento en los que sentirse feliz.

#37
#82 Si te pones a pensar en todos los desastres que ocurren en esta sociedad es dificil ser feliz, también obviamente si padeces una enfermedad dolorosa.

O quizás sí, precisamente porque debes valorar que a ti todas esos desastres no te afectan directamente y por tanto eso deberia precisamente ayudarte a valorar todo lo que tienes. Y ese es uno de los secretos de la felicidad, que la mayoría de materialistas parece desconocer. Tenemos a nuestra disposición una cantidad infinita de recursos (música, cine, libros, etc) que la mayoría de nuestros antecesores no podrían ni soñar

Además, que tú te entristezcas por las desgracias de otros no ayuda a esos otros a que se sientan mejor. Así pues, o colaboras para crear un mundo más sostenible, más justo (etc) o tratas de vivir del mejor modo posible sin preocuparte cuánta gente se muere.

Otro consejo seria dejar de ver la TV, por ejemplo las noticias. Un ejemplo sencillo es el caso del feminismo, en España, uno de los países más seguros del mundo para las mujeres, nos cuentan que vivimos en un estado de terrorismo machista. Para escuchar eso mejor apagar la TV, leerse un buen libro o aprovechar el tiempo de manera más constructiva.

menéame