ARTíCULOS

Dentro de 25 años te denuncio

El que ha escrito esto se creerá un innovador, pero podría haberlo escrito el típico hombre español machista de los setenta.
#23 En absoluto. Es más, es justo lo contrario: el 'típico hombre español machista de los setenta' era extremadamente beligerante hacia cualquier otro hombre acusado de violación. En la cárceles, tradicionalmente, a cualquier hombre que entrara acusado o sentenciado por violación lo tenían que separar del resto de los reclusos para que no lo matasen. Literalmente.
#24 y ahora también. La cuestión es que se ha ampliado la definición de violación. Ahora abarca también cuando alguna se arrepiente y quiere vengarse.
Conozco un caso concreto de un amigo y ahora va a empezar tratamiento psicológico.
#23 ni caso a #24 probablemente sea un millennial. Yo soy un hombre de los setenta y aquí cuando se hablaba de "violación", si es que se hablaba, parte de la culpa se la llevaba la víctima por ir "ligerita de ropa", por "ir provocando", ser una "mujer promiscua" o "excesivamente liberada" o... bueno, un montón de opiniones de ese tipo.
#70 Cierto. Pero cuando no iba 'ligerita de ropa', ni 'provocando' ni era 'promiscua' la culpa se llevaba el hombre, aunque hubiese cero pruebas. La palabra de ella era suficiente.

Es decir: había un especie de 'contrato social' donde una mujer cumplía unas normas, que básicamente era no ser promiscua, y a cambio si acusaba a un hombre de violarla su palabra era suficiente. Y hablo de la sociedad tradicional.
#82 Pero es que las mujeres siempre iban provocando. Cuando se violaba se repartían las culpas morales, al violador le caía la del pulpo si, pero a la victima, transgrediera o no las normas, se la ponía a caldo.
#86 Pero es que las mujeres siempre iban provocando.

No. Es más, la mayor parte de las tias (igual que los tios) se amoldaban a las costumbres de la época. La vida real no es como las películas.
#92 No quiero decir que las mujeres fueran provocando, si no que lo que se entendía que hacían las mujeres era ir provocando. Se entendía así precisamente para mantenerlas dentro de las normas. Y una violación era una oportunidad para recordar a las mujeres que no debían saltarse las normas, esto independientemente de cómo fuera la vida y las circunstancias de la victima en cuestión, si es que era más o menos virtuosa.
#105 #89 No quiero decir que las mujeres fueran provocando, si no que lo que se entendía que hacían las mujeres era ir provocando.

No.

La gente era bastante normalita. Tenía sus problemas, su grupos de amigos y bastante tenía con buscarse la vida. Las zonas de marcha solían ser media docena de bares donde todo el mundo se conocía e igual caía bronca por volver más tarde de la hora a casa, pero eso era todo.

Esa visión enloquecida del pasado donde los hombres son una especie de psicópatas desquiciados abusando mujeres es una reescritura moderna (y propagandistica) de la historia.
#112 ¿De verdad me estas contando la vida en los setenta? xD
#112 Que por cierto, no estoy diciendo que los hombres fueran unos psicópatas. Tienes toda la razón en que se castigaba a los violadores, pero yo también tengo razón al decir que moralmente se criticaba y cuestionaba a las víctimas. Porque era así. Y sigue siendo de esa forma en las mentalidades arcaicas, ya estén en Pakistan o pegadas en cuentas de usuarios de Menéame.
#112 ¿Puedes explicar entonces cierta sentencia de los 80 donde el juez falló a favor del violador porque "es que si llevas vaqueros ajustados no pueden violarte"? Y no necesito ninguna puta reescritura de la historia que he vivido (años 80).
#92 Además es que lo de que las mujeres que van provocando, te lo ponen al principio de todo de la guía moral de la cristiandad, en el mismo Génesis.
#82 Que iba a decir que esto de ser violada y sobrevivir sigue siendo una cosa fea en las sociedades más arcaicas.
#70 yo también soy de los 70 y me da lástima el entorno en el que creciste, el mío no era así
#154 ehem, yo hablo del "entorno España", pero vaya, tampoco creo que fuera mejor en el resto del mundo.
#23 Seguro lo ha escrito para innovar.

menéame