ARTíCULOS

Los políticos obvian acometer la cuestión de la Seguridad Social

#1 Había que meterlo en un lugar lo más reducido posible o en un tal que las corrientes dispersasen poco los residuos para limitar la afectación al medio.

Alejaron el barco con la esperanza de que llegase lejos y fuese problema de otro ampliando el área del desastre. Había que recluirlo en un lugar lo más cerrado posible pero alejaron el problema para intentar no saber nada del mismo.

Exactamente lo mismo que la reforma de las pensiones y en general la seguridad Social. Es un debate recurrente sobre el que nunca se toma ninguna decisión. La única reforma la hizo el PP aprovechando su mayoría absoluta sin debate. Fue relativamente tímida, porque la situación política tampoco era de sosiego habida cuenta de que venían de una reforma laboral, habían y tenían otras cuantas leyes más que iban a ser muy impopulares.

La bomba demográfica está ahí. Lo sabemos desde los 90. Afortunadamente algunas cosas han cambiado desde entonces, pero otras no. La solución inmediata fue crear un fondo para cuando explotase la bomba y tener tiempo para hacer algo mientras llegaba la fecha.

Una modificación de la estructura del sistema de pensiones, condiciones necesarias para jubilarse, cuantías, etc... aunque se haga un estudio en un mes y se determine que es lo mejor lleva varios años implementarlo gradualmente. Además algo así afecta profundamente a los ciudadanos presentes y futuros y necesitaría un consenso amplio y una buena campaña de información, lealtad de los partidos a un proyecto común y que todos participasen, o al menos enviaran a sus expertos a a las reuniones técnicas para acordar el plan.

Pero no. Se han hecho reformas tímidas aprovechando que un partido tenía mayoría absoluta y el resto se ha quejado, pero no ha hecho nada. El problema es que la bomba demográfica no es algo que explote de repente. La jubilación de los baby boomers sin ser reemplazado por suficientes trabajadores es algo que pasa gradualmente y se solapa con otras cosas, como la precarización del empleo con salarios menores y alto desempleo que reducen proporcionalmente los ingresos que recibe la seguridad social. Y ojo, esto es independiente de cualquier crisis económica. El mercado de trabajo en cualquier sector lo suficientemente maduro está controlado por organizaciones que pagan lo mínimo posible y usan la mano de obra mínima estrictamente necesaria sin apenas capacidad ociosa. Así que parece que los clavos en el ataúd del sistema de pensiones tal y como lo conocemos no van que aumente la población de pensionistas mientras se reduce en proporción la población de cotizantes sino que los nuevos cotizantes cotizan menos que sus predecesores.

Obviamente si lo mezclamos con un ciclo económico negativo la situación es peor, porque la contracción de la actividad aumenta el desempleo o provoca quiebras de organizaciones que justo acababan de comenzar un proyecto que no va a salir adelante o simplemente se posponen cosas hasta que haya financiación.

Y dicho esto que en el fondo no ha sido otra cosa que juntar palabras: Un límite rígido en el deficit no sirve de nada si no se toman medidas para reducirlo o evitarlo. España está en zugwang (cuando en el ajedrez u otros juegos es tu turno de mover pero preferirías no hacerlo porque cualquier movimiento perjudica tu posición).

Para reducir el déficit hay que cambiar la estructura del sistema de pensiones, y seguramente invertir dinero y eso nos llevaría a incurrir el límite de déficit. La Seguridad Social no puede obviar sus obligaciones y por tanto gastar menos y tampoco tiene las herramientas para cambiar como se cotiza o aumentar sus ingresos.

Al presidente de turno le ha quedado un rompecabezas muy bonito y complicado y no parece que esté intentando resolverlo.

menéame