ARTíCULOS

Sobre la reincidencia en el hurto y como podría solucionarse

#26 Que has accedido a información relevante y privada robándola es un hecho. Si la utilizas ya es un delito distinto. Que de lo que has robado te interese más una cosa u otra ya es algo que un juez no tiene que valorar, porque eso no es un hecho. Aparte, comprobar si se ha filtrado esa información a otros países o no no es algo trivial. Sería como no condenarte por ir a 200 por la autovía salvo que provoques un accidente. Por ir así ya te empapelan, y si encima se demuestra daño, se paga aparte.
#28 Los delitos pueden cometerse por dolo o negligencia. Es negligencia si no querías que se produjera un resultado pero, como no actuaste con la diligencia debida, se produjo. Es dolo eventual si te daba igual si se producía el resultado, aunque no fuera tu objetivo. Es dolo directo si buscabas que se produjese el resultado. Desde luego que un órgano judicial debe valorar la intención.
#29 Yo no he dicho que no la valore, pero hay casos donde es imposible determinarla, por lo tanto debemos ceñirnos a los hechos. Los hechos son que has robado información confidencial. Podemos suponer - pero es una suposición - que tu intención era coger el dinero y pasar de lo demás. El robo está hecho, y debe ser penado. Si luego se demuestra que has usado esa información, será un tema distinto que se penará aparte, pero eso no quita que exista esa 'imprudencia temeraria' de robar datos confidenciales, y lo que es peor, tirarlos y dejarlos a disposición de terceros.

Yo puedo hackear un sitio y robar la base de datos de tarjetas de crédito. Luego puedo alegar que sólo quería los e-mails. En cualquier caso, he robado y accedido a una información confidencial ( podrían ser historiales médicos ) de alto riesgo, y deberé pagar por ello, independientemente de mi intención delictiva. Si se demuestra que he utilizado o vendido esos datos, aparte de la pena inicial, tendré la de los otros delitos aledaños - pero distintos - y pagaré por ello. Pero igualmente me van a calzar el acceso ilícito e intencionado a esa información confidencial.

Por supuesto que un juez debe valorar la intención, otra cosa es el límite de lo que se pueda probar. Si yo tengo un móvil poderoso para matar a una persona, y la atropello sin querer, me va a costar defenderme.

En el caso que nos ocupa, tú puedes pensar que es evidente que el carterista sólo quería el dinero, pero en los tiempos que corren, me parece mucho suponer. Existen infinidad de casos de suplantación de identidad, gente que busca información en tu basura, gente que copia tarjetas para enviarlas al extranjero, y un largo etcétera. En los 80, no te niego que habría que aplicar tu lógica, salvo que se demuestre lo contrario - y aún así, has accedido a información confidencial, y la has robado - pero en el día de hoy, no debería darse esto por sentado.

menéame