EDICIóN GENERAL

Mensaje de padre de familia francés desde Fukushima (SUBTITULADO)

La energía nuclear nos la han vendido como necesaria, segura, barata, renovable pero la realidad es que es justo lo contrario. Representa una enorme fuente de problemas que escapan a nuestra imaginación. Es terribe todo lo que puede suceder en caso de accidente. Desde aquí vemos lo de Japón como algo lejano y que es difícil que ocurra aquí, pero hay que tener en cuenta que tenemos un reactor exactamente igual a los de Fukushima en Garoña (Burgos) que tiene más de 40 años de antigüedad y otros bastante similares repartidos por toda nuestra geografía.

¿Qué ocurriría si hay algún fallo grave (humano, electrónico o mecánico) en alguno de nuestros reactores? Dejarían media comunidad autónoma desierta.

Imaginemos que pasa en el complejo nuclear de Ascó. Media Cataluña quedaría deshabitada. Habría que evacuar todos los hogares, empresas, escuelas, hospitales en los 20-40-60-80 km2 alrededor de la central. Toda esa gente perdería sus casas, sus trabajos y sus pertenencias de un plumazo y se tendrían que ir a vivir con amigos o familiares de otras comunidades. ¿Qué recibirían como compensación? Quizá Nuclenor les diera 7000 € a cada uno, lo cual no es mucho a cambio de una vivienda. ¿Tendría dinero nuestro gobierno en crisis para compensarles? Quizá les diera algo, pero no les daría para pagar otra casa y vivir unos cuantos meses hasta que encontraran nuevos trabajos en otras comunidades.

Todo ello sin mencionar los trastornos personales, sanitarios, sociales, psicológicos, económicos, agrícolas, industriales, etc. ¿Es todo eso necesario, seguro, barato y renovable?

Abramos los ojos: la energía nuclear al ciudadano normal y corriente no le merece la pena. Cualquiera prefiere pagar 9, 12 o 20 € más al mes de electricidad (o gastar un poco menos) por no pasar por esos riesgos.

menéame