EDICIóN GENERAL

Chico acosado es suspendido por defenderse de una agresión

Al acabar este vídeo ambos chavales han aprendido cosas. El grande ha aprendido que debe hacerse valer y no tolerar que le tocen los güebos (ya verás como el enano no se le vuelve a acercar durante una temporada). Y el pequeño ha aprendido que debe ir con cuidado.
Final feliz, hasta que aparecen los adultos con su hipocresía y doble moral, y cambian la moraleja: al final lo que aprenderá el grandote es que no hay que intentar defenderse, lo que hay que hacer es agachar la cabeza y rezar para que el abusón de turno se canse o encuentre a otro pardillo (y esto de los abusones no acabará cuando se gradúe).

menéame