EDICIóN GENERAL

Cultura pide leyes más duras y DRM para combatir la descarga de libros electrónicos

La Sra Marta García...

Sobre el Copyleft y el confundir esto con CC no Copyleft ( es decir cualquier tipo de licencia CC que no cumpla con los principios del Copyleft; Redistribuir la obra, poder modificarla como se quiera y hacer obras derivadas y comercializarla si se desea. Es decir la Licencia CC-By )

En resumen, ambas pretenden sentar las bases para que la red sirva como espacio común
para la creación, el intercambio de información y, en definitiva, la libre difusión del
conocimiento. Pero en la práctica, pueden implicar perder en buena medida el control de la
obra ya que, aunque el autor ejerce su derecho a decidir si su obra se usa o modifica y en qué condiciones, la difusión masiva de un libro electrónico bajo licencia Copyleft hará que existan cientos de potenciales licenciatarios y licenciatarios de licenciatarios y así sucesivamente.

A este problema se añaden otros de carácter jurídico. Por un lado, su posible naturaleza de contratos, que de acuerdo con Marta García León parece discutible, ya que el sistema de
autorizaciones en cadena implica que el autor –primer licenciante- desconozca a quién ha licenciado el uso de su obra, requisito recogido en nuestro ordenamiento jurídico para poder alcanzar tal consideración; o incluso, el autor podría no tener conocimiento nunca de la aceptación de su oferta, lo que implicaría que el contrato no sería efectivo. Por otro lado, hay determinados derechos configurados por el TRLPI que son irrenunciables y cuyo ejercicio además no corresponde al autor licenciante sino a entidades de gestión. Entre otros, los derechos morales y algunos derechos de remuneración, que vienen definidos como irrenunciables y de gestión colectiva obligatoria -tal es el caso del derecho a remuneración por copia privada-. Esto significa que las entidades de gestión vienen obligadas por Ley a hacer efectivos estos derechos de remuneración incluso aunque el autor hubiera decidido regalar su obra o no cobrar las cantidades recaudadas a su nombre.

Lo que viene a decir o a intentar convencer esta señora. Aparte de que no tiene puñetera idea de las diferencias de copyleft y que existen dos tipos de copyleft, el llamado copyleft débil (cualquiera que no cumpla con las reglas anteriormente dadas en el párrafo de arriba, pero que al menos cumpla que se pueda redistribuir la obra) y el copyleft fuerte o total (del que hablamos arriba).

Pero lo que realmente viene a convencer es de que se use el Copyright estricto, que es mejor. Vamos una forma de dejar a otro tipo de licencias no restrictivas de lado.

En el segundo párrafo en cursiva, la Sra Marta habla de que las entidades de gestión pueden cobrar incluso aunque el autor regale su obra. Precisamente esto debería de cambiarse en la LPI. Realmente es lo que muchos pedimos.

Luego tenemos otra parte, que tiene tela:

Sobre todo cuando esta señora parece que no le gusta la Copia Privada y por otro lado habla de un ordenamiento jurídico débil, lo que se puede traducir en ¡ no nos dejan hacer lo que nos da la gana y por eso lloramos !.

Al final de esta sección (pag 21) habla de la Ley Sinde y que corregirá esas "deficiencias graves" (ahora hacer leyes liberticidas, se les llama "deficiencias graves").

En la página 23. Hablan de la legalidad, como "un valor añadido" que curioso, porque descargarse por el P2P un libro también es legal.

Hablan de un buscador y de ofrecer lo que no tiene lo "ilegal" ¿Será un pedazo de chachi-portal como el de PROMUSICAE que se gastó un montón de euros, y no vale ni para abrirlo en el navegador de internet, de lo malo que és?.

Respecto a lo que piensan las editoriales, he llegado a la conclusión, después de leer este informe, que lo que realmente quieren es adaptar las leyes a ellos, en vez de adaptarse ellos a la realidad social del momento y a la era digital, craso error. Al fin y al cabo es lo que pretenden las discográficas y productoras de cine, y ya se ve lo bien que les va.

Sobre los precios (sobre la pag. 38) hablan que en general, se dice que el Libro en formato digital debería ser menor en precio, que en el formato en papel. ¡ Acaban de descubrir la pólvora ! ahora sin embargo la mayoría dice de reducir los precios un 30%. La verdad hablan de precios entre 2,99 € y 19,99 €. A mi entender todo dependerá del tipo de libro y sobre todo lo que cueste la edición de papel. Ya que pagar 3 € por un libro, estaría bien, pero pagar casi 20 € por otro, a lo mejor es un robo.

Luego sobre un 1% de editoriales pondrían un precio superior al de papel (estas serán las que veremos llorando por la "piratería", al tiempo).

En las páginas 41 y 42 vemos el tremendo miedo que le tienen a otro tipo de licencias no restrictivas y sobre todo al dominio público.

Aunque es cierto que hablan de los DRM (las editoriales) prefieren otras formas (aunque no dicen que no los usarán claro).

En la página 43, hablan de lo que le ocurre al mundo de la Música. Y algunos entre líneas dan a entender que hay que "concienciar" a los consumidores, no gracias.

Vamos a la parte de los Libreros, (pág. 46-49). Estos son los que más miedo le tienen a la "piratería". Si no no dirían la siguiente tontería:

Finalmente, los libreros manifiestan que, tanto la piratería, como proyectos tipo Google, ponen en peligro la libertad intelectual y del conocimiento, y son considerados en consecuencia serias amenazas para el negocio, aunque no hay consenso sobre si ésta procede de los tipos de soporte o de la aparición de nuevos agentes en el mercado del libro. No obstante, no creen que en la industria del libro se alcancen cotas de piratería similares a las producidas en la industria musical.

Vamos lo de siempre si no hay dinero (para ellos) de por medio, ya eres el malo de la película.

Saltamos un buen trozo del informe, con nada realmente destacable, hasta la página 68.

Dan a entender que el libro, no quiere caer en el mismo error, que la música (aunque si miramos lo que se comentó, tengo serias dudas).

Pag 71. Ya tardaban. Vuelven a hablar de que las Leyes los salvarán...

Sobre las conclusiones, (pág 78) hablan de diferenciar a los inmigrantes digitales y los nativos digitales. Quieren decir realmente que como los nativos digitales, ya saben a que jugamos, intentaremos convencer a los inmigrantes digitales para que compren.

Aparte vuelven a hacer mención de lo malas que son las licencias "Creative Commons".

Mi conclusión final es que cualquier sector que no sepa adaptarse adecuadamente a la era digital, con precios inflados (no reales) y que dependa de la modificación de las leyes, desaparecerá.

Salu2

menéame