EDICIóN GENERAL

Zapatero quiere penalizar a quien se jubile a los 65 años

Son cínicos los señores políticos. Sí señor después de haberles robado toda una vida de forma sistemática para atender y fatal a los jubilados del momentos, ahora tienen la cara dura de pretender penalizar a quienes se jubilen a los 65. Cuando en un mundo desarrollado y en pleno siglo XXI:

1. No es el estado y los políticos quienes deben decidir a qué edad nos jubalamos. Esto nos incumbe a cada uno según lo que haya capitalizado a lo largo de su vida laboral en un plan de pensiones decente, da igual que lo gestione el estado o el sector asegurador o bancario.
2. Es vergonzoso que mes a mes se nos quite una barbaridad de impuestos en concepto de seguro social para la futura pensión del estado y cuando nos toque jubilarnos nos vemos a forzados a replantear toda nuestra vida desde el punto de vista económica porque la pensión nos ha diezmado lo que teníamos como ingreso mensual en concepto de sueldo y facturación en el caso de autónomos.
3. El actual sistema de reparto además de caduco hace agua por todas partes y sobre todo empobrece a la gente mayor de una forma cruel y bárbara convirtiéndoles en asistidos de la sociedad y de la caridad de sus familiares, en vez de reconocerles su valía y dignidad por haberse deslomado toda una vida trabajando.
4. La pensión de la gente no debe depender del gobierno de turno para que juegue con subidas ínfimas cuando se acercan las elecciones porque saben que los pensionistas son un caramelo electoral que siempre lo tienen de comodín.
5. Si la gente de verdad hubiese destinado pongamos, el 90 %,del dinero que el estado le ha ido quitando a lo largo de toda su vida laboral -el restante 10 % se habría destinado a un fondo común para ayudar a los que, en algún momento de su vida laboral, no pudiéran cotizar lo mínimo establecido por la ley-, a tenerlo invertido en fondos altamente conservadores y monitorizados por el propio estado, en el marco de un sistema sensato de capitalización individual de la pensión de cada persona, entonces señores míos, nuestros mayores no esperarían ahora la limosna del estado en concepto de bonobús gratuito y viajecillos del IMSERSO fuera de temporada como borrego. Tendrían una muy buen pensión, probablemente, incluso más alta que su sueldo de la etapa cuando estabn trabajando y podrían decidir ellos cuándo, dónde y cómo se van de excursión y podrían perfectamente costearse un transporte público sin miramientos y un cuidado a su salud como se merecen después de toda una vida de trabajo.

Pero claro, esto sería posible sólo si todo es dinero que nos quitan mes a mes fuera destinado para nuestra futura pensión y no cómo ocurre ahora, que todo lo que nos quitan se va a pagar las pensiones actuales y algún que otro desfase presupuestario, aunque no lo digan.

menéame