EDICIóN GENERAL

PP estudia una iniciativa para que se pueda adoptar bebés antes de que nazcan

#75 ¿Y lo preguntas?

Entiendo que estás a favor de las madres de alquiler, entendiendo como tales los contratos de gestación que no implican nada acerca de la procedencia del embrión -como erróneamente sugiere #63-, y que tu pregunta se centra en este asunto. Así pues, te respondo a esto.

Una situación en la que se permite la contratación del vientre de una mujer para gestar a un bebé que posteriormente será adoptado por la parte contratante se asemeja más al tráfico de niños que a la adopción en sí. Y resulta además triste existiendo por el mundo numerosos casos de niños en adopción que son ignorados por no ser recién nacidos.

Existen además otras cuestiones de fondo sobre este particular.

De un lado tenemos el vínculo emocional que la madre de alquiler puede desarrollar con el bebé, llegando a casos en los que una vez se ha producido el parto, la madre de alquiler decide romper el contrato de gestación, con las implicaciones legales que ello conlleva según el país -y la región- donde se produzca. Uno de estos casos fue el de Baby M. [1]

De otra parte tenemos el riesgo evidente del embarazo y posterior parto. Para la mujer embarazada produce un desgaste físico que en el caso de adoptar esta opción como forma de trabajo o medio de subsistencia -habitual por ejemplo en la India-, puede causarle trastornos crónicos e incluso la muerte.

No hay que olvidar el mercado de bebés que se genera -referido en ocasiones como granjas de bebés-, y los que en su caso pueden quedar abandonados por no cumplir con las espectativas del contratante.

En cualquier caso la propuesta original habla de adopciones en general, siendo el asunto de las madres de alquiler un efecto colateral de un texto demasiado arbitrario para ser una iniciativa de ley.

Dejemos ahora a un lado la parte mercantil que surge de la iniciativa, para centrarnos en sí en ella. Si se ha planteado de forma paralela al aborto, una mujer que se queda embarazada y no desea abortar puede no querer hacerse cargo de su hijo por varios motivos, siendo el más frecuente la falta de medios. Desarrollar esta iniciativa obviando la posibilidad de ofrecer una ayuda a estas mujeres para que se puedan hacer cargo de sus hijos es un disparate.

Por otra parte podría ser que la iniciativa se haya realizado de manera frontal a la legislación sobre el aborto -es decir, una iniciativa contra el aborto-. En este caso ya no estaríamos hablando de dar en adopción al bebé antes de que nazca, sino de nuevo sólo del aborto, utilizando la adopción como excusa -una vez más-.

Finalmente, tanto en los casos de adopción sin acuerdo mercantil previo -lo que en otras legislaciones llaman concesión altruista-, como en los que pudieran darse como resultado de un contrato de gestación, debería regularse que en ningún momento la parte adoptante -o contratante según el caso- pueda rechazar al bebé por cualquier motivo.


REFERENCIAS
[1] en.wikipedia.org/wiki/Baby_M
#83 Se regula y punto. Pones demasiadas trabas a lo que es el derecho único (y de nadie más) de una mujer a gestar en su útero el hijo de otra familia si le place. Me suena a facherío.

menéame