EDICIóN GENERAL

Nápoles retira de un museo un crucifijo cubierto con un condón

#56 Por otro lado, uno de esos dichos que siempre he considerado muy razonable es el que dice que "la libertad de uno termina donde comienzan los derechos de otro".

Bien, pero tus creencias y las mías no tienen derechos. Yo puedo hacer lo que me venga en gana con tus creencias, eso es lo que nos diferencia de los regímenes totalitarios donde la gente se tiene que callar por no "ofender las ideas" de las mayorías o de los mandamases.

menéame