EDICIóN GENERAL

El hijo de Trump no madruga

Mi madre vino desde el pueblo sin nada con 14 años a Madrid. Estuvo sirviendo en varias casas de ricachones de la Castellana donde la trataban como se trataba al servicio en la época (y se seguirá tratando en muchos sitios). Ahorró todo lo que pudo. Todos mis amigos tenían sus Reebok, sus Nike, sus Levis... nosotros no teníamos ordenador. No nos íbamos de vacaciones a Mallorca: una semana en el pueblo y vuelta para Madrid. Cuando 20 años después mi madre hubo ahorrado un poco de dinero lo invirtió en una segunda vivienda. Nos quería dejar algo para que no pasáramos una vida como la suya.
Ahora uno de los que llevaban sus Reebok Pump y se pasaban veranos mallorquines me va a decir que es injusto que yo herede lo que mi madre luchó para dejarme, porque las herencias son injustas, porque parto en situación de "ventaja" Vete a tomar por culo.

menéame