EDICIóN GENERAL

Cinco realidades actuales que dan la razón a Julio Anguita

No volveremos a tener un político como él nunca, ni mucho menos el futuro que podríamos haber tenido. Da mucha pena y rabia.

menéame