EDICIóN GENERAL

Una cámara oculta en un marco de fotos revela el maltrato que sufría una abuela de 94 años en una residencia

#2 Son hombre heteros disfrazdos de mujeres.
#3 malditos disfraces opresores...
#3 Ahí no hay ninguna enfermera,como mucho auxiliares,y el comportamiento es propio de alguien sin humanidad.
Luego están los que emborronan todo.
#9 Pues no es por meter cizaña pero en este hilo no se ha hecho referencia a la formación de las trabajadoras.
#20 Existe algún tipo de formación que "elimine la falta de humanidad, la frustración, la sensación de impunidad" que muestran estas trabajadoras??
#65 Mi comentario no va por ahí.
#80 Pues disculpa si no entendí lo que querías decir.
#85 Nada hombre/mujer! Pa eso estamos :hug:
#65 si, una buena formación budista por ejemplo. O una formación filosófica como la vedanta advaita, en la que se eliminan egos y se fomenta la compasión, entendida como igualdad. E incluso la cristiana, que no la católica, pues la católica es anticristiana.
#129 Sería otro debate que se aleja de lo que trata este hilo...

Ese tipo de formación (educación) a la que te refieres parte de los entornos familiares, escolares y sociales en los que se desarrollan los seres humanos. Y de la educación y las experiencias de esos años de infancia y adolescencia, depende el carácter y la personalidad de cada humano.

Es cierto que la formación católica (en España) se aleja mucho de la "teoría cristiana" y prima la hipocresía!! pero también ocurre en la mayor parte de las iglesias cristianas que yo conozco!!

No conozco el budismo... aunque si conozco a algunos budistas que abrazaron esa "filosofía" por desafección o rechazo del catolicismo y cristianismo. Por tanto, no puedo tener una opinión con suficientes datos reales.

Conozco hiduístas de origen indio y... tampoco me gusta como tratan a sus empleados indios (y a indios de otras castas... no tengo la impresión de que la compasión sea un valor que apliquen con sus trabajadores -en España-; y mucho menos entendida como igualdad).

Yo crecí en entornos nacionalcatólicos (como la mayor parte de los españoles nacidos en los años 50). Como consecuencia de esas experiencias en la infancia y la adolescencia, entendí que la hipocresía se había adueñado de la "doctrina de los evangelios", y se predicaba una cosa para ciertas clases sociales mientras la jerarquía y los escogidos practicaban lo contrario...
Ya en la pubertad me opuse a la hipocresía católica. Y desde esos años busqué y leí (mucho), sobre todo historia y filosofía, para encontrar un pensamiento con el que me sintiese a gusto o al menos, que me permitiese dormir tranquilo y no sentirme culpable (y/o pecador). Lo encontré en los textos de ética de Marco Aurelio (y en Meditaciones) y más adelante en los textos (y sobre todo en los actos) de Spinoza. Y ahí estoy!! soy un agnóstico, con grandes dosis de pragmatismo, incluso estoicismo.
En las ocasiones en las que creo en algo parecido a un "dios", a un "todo"; me encuentro como Einstein: cerca del dios de Spinoza.

No milito en nada... no soy adepto a ningún grupo religioso... no me da miedo la muerte (aunque se que en esto influye el hecho de haber sido feliz la mayor parte de las décadas que he vivido)... me interesa y me acerco a las personas íntegras, para las que la ética y la lealtad son valores fundamentales.
Nunca trataría mal a un anciano!! ni a un niño!! ni a ningún humano que dependiese de mi en alguna faceta de su vida.
#144 como no tengo karma no puedo votarte. Pero si puedo comentar lo cerca que me he sentido de tus pensamientos. Yo también he estado buscando y he llegado a la conclusión de que al mejor y mas acertado lugar al que se puede llegar a través de cualquier camino es aquel en el que nos sintamos uno con los demás y como consecuencia seamos compasivos y desapegados. Estamos diseñados para hacer el bien, aunque no lo parezca.
#9 Exacto, "como mucho". Conozco a chicas trabajando en geriátricos que lo único que han hecho ha sido un curso del inem.
#64 la vocación no te la dan los cursos, y todos los trabajos que requieren humanidad en el trato requieren vocación o una responsabilidad enorme.

menéame