EDICIóN GENERAL

Formulario A-38. El concepto. Por qué la burrocracia es tan tan tan...vuelva usted mañana

#10 Internet... Esta misma semana: después del nacimiento de mi hijo intento pedir cita para solicitar la prestación por paternidad. Lo intento por la página de cita previa de la seguridad social más de diez veces, y en las sedes de la ciudad me dice que no es posible, que no hay fechas. No me dice que me da una cita para dentro de, no sé, seis meses. No, simplemente no es posible tramitar la solicitud en mi ciudad. Olé tus cojones.
Por teléfono? El mismo resultado. Tres intentos distintos y naranjas...
Vamos a intentarlo por internet en otras sedes de la provincia. Bingo!, ya me ofrecen una cita... en Mahón! (Vivo en Palma de Mallorca y me dan para otra isla) Me da la risa floja y decido presentarme al día siguiente en la sede principal de la isla.
Llego allí, con los del trabajo llamando a ver si ya he presentado los papeles, con mi mujer preguntándose cuándo llego a casa para cuidar al peque y poder descansar un poco y el de seguridad me pregunta: ”Tiene usted cita?”, “No, mire, me ha sido imposible concertar...”. “Vaya usted a información”, me corta.
Hago la cola. 10 minutos.
- Buenos días, venía a presentar los papeles para la prestación por paternidad.
- Tiene usted cita?
- No, no me ha s...
- Haga aquella cola.
- Eh..
Se me empieza a quedar cara de tonto. Hago la cola. 30 minutos después, una “amable” funcionaria me informa de que la cola es para pedir cita previa!!! TÓCATE LOS COJONES, MARILOLES!!
Le explico que el ordenador que me ofrece para pedir cita previa no lo necesito, que tengo uno en casa y que no me daba la posibilidad de pedir cita.
- Es que solo dan cita entre las nueve y las diez..
- Perdone? Y eso dónde lo explica la web?
Con irremediable cara de tonto pido cita desde el ordenador de la seguridad social y me ofrece una el mismo día, dentro de tres horas en otra de las sedes de la ciudad... “Pero esto qué coño es?”, me pregunto. ”Y las otras quince veces que lo he intentado por qué no me daba esta cita?” Calla, coño, y coge la cita.
Llego tarde, la cita ya no está disponible. Lo vuelvo a intentar. Me vuelve a dar cita: dentro de dos semanas!!
Ya, con cara de contener la ira le pregunto a la funcionaria:
- De verdad después de quince intentos y de venir hasta la sede no voy a poder tramitar la prestación hasta dentro de dos semanas?
- Ah, es para la prestación por paternidad? Para eso intentamos dar una cita antes. Déjeme sus datos y ya le llamaremos.
Finalmente me marcho con una hoja de reclamaciones para rellenar y presentar cuando me den cita por teléfono (a la mierda el sistema de cita previa) intentando asimilar que lo que he conseguido es algo que solo puede contentar a un necio.
Pero no me quedo tranquilo, ni mi mujer, con lo que esa misma tarde (que era ayer) intento pedir cita de nuevo. De repente, una cita disponible para dentro de una semana... Cómo cojones funciona este sistema de cita previa?
El remate, y ya termino:
Esta mañana, de madrugada (el niño despierto, claro) lo intento de nuevo. Me dan cita de nuevo para otra ciudad. Paso, ya me llamarán. A las siete de la mañana un nuevo intento y... MILAGRO! Una cita para hoy a las nueve de la mañana! “Es un espejismo”, pienso, “Debe ser la falta de sueño”. Aun así, cojo la cita. Acudo a las nueve de la mañana y sí... la cita es válida y me atienden.

Después del cabreo, pienso: para qué cojones sirve el sistema de cita previa que solo reparte citas entre las siete y las nueve y media de la mañana? Cómo es posible que las citas aparezcan y desaparezcan de madrugada? A quién coño le ha parecido que este sistema funciona? Si esto se supone que debe agilizar los trámites...

Me despido de los funcionarios presentando la queja formal y me voy a mi casa a desahogarme con mi mujer.
Y ahora, con vosotros.
Bendito menéame.
Hala, meneantes, gracias a los que habéis aguantado.
#38 Por menos Arthur Fleck se convirtió en el Joker. Mis felicitaciones por no haberte transformado en un agente del caos.
#38 El sistema de cita previa ha ahorrado muchas colas. Otra cosa es que no sea perfecto. Si se llenan las colas se agotan las citas, y cuando alguien cancela su cita porque no va a ir, se libera y te aparece en el sistema. Por eso a veces te aparecen citas que no veías.

Sobre porque en el ordenador de la SS te aparecían citas que no te aparecen en tu casa... ni idea, eso no parece normal.

Las quejas hay que ponerlas, porque esa la única manera de que mejore el servicio. Si no hay quejas nada cambia. Y mejor aún votar a partidos a los que los servicios públicos les importe, claro.
#50 Lo que me pregunto es qué queja o crítica hay en todo esto para un funcionario. Por lo que leo, el trato ha sido por lo menos calificable de correcto, si no más.

Por supuesto la previsible empresa privada que hizo el sistema de cita previa no tiene nada que ver.
#60 Las quejas no tienen porqué ser para el funcionario concreto sino para el proceso. Por ejemplo cuando uno ingresa en un banco un pago a Hacienda, el ingreso le puede tardar entre 15 días y un mes en llegar a la administración, lo que genera requerimientos y notificaciones innecesarias que en ocasiones generan perjuicios para la ciudadanía y que si no pone recursos o se le pasa el plazo de poner el recurso se tiene que fastidiar. Y la administración genera trabajo interno y papeleo innecesario.

En el siglo XX podía tener sentido hacer los envíos de los pagos por quincenas, pero hoy en día el dinero electronico se mueve en segundos, y se podría dar un plazo de un día para la consolidación de los movimientos. Eso no beneficia a nadie más que a los bancos y a día de hoy con lo que se paga de interés, ni a ellos mismos.
#38 ¿Y para qué querías la cita, por qué no lo pediste directamente por internet? tramites.administracion.gob.es/comunidad/tramites/recurso/solicitud-de

En España ya apenas quedan trámites que necesiten ser presenciales, yo solo tengo que ir cada 8 años para renovar el certificado electrónico (dura 4 años y se puede renovar una vez online, así que cada 8 años no tengo más remedio que ir, eso sí deberían mejorarlo).

menéame