EDICIóN GENERAL

Feministas contra el hijab: Europa está cayendo en la trampa islamista con el velo

#25 la realidad es que hay mucha parte de la izquierda que tiene un enorme complejo para llamar a las cosas por su nombre por miedo a ser tachados de racistas o xenófobos. Ahí es donde está la diferencia entre un izquierdista, o un progresista de un progre (dicho progre de la manera más despectiva posible). Eso sin mencionar los que directamente son giliprogres, como el colectivo ese que se vistió con burkas de colores imitando la bandera LGTBI. También he leído artículos en esta plataforma (enviados) de que si en Marruecos hay “oasis feministas” que son lugares donde se reúnen las mujeres para hablar de sus cosas, la idealización cateta de la sociedad marroquí, sin pararse a pensar que esos “oasis” no son más que el resultado de la prohibición a esas mujeres de hacer otro tipo de vida social,¡ pues claro que van a haber reductos solo de mujeres si solo les dejan hacer eso!

Y no se puede negar que tal corriente existe y que no es invento ni imaginación de nadie.

menéame