EDICIóN GENERAL

Feministas contra el hijab: Europa está cayendo en la trampa islamista con el velo

Vivimos con tantas contradicciones todas y todos, que a veces me pregunto cómo conseguimos sobrevivirlas sin volvemos tarumbas.

Siempre he creído que la única revolución que funciona es la personal, porqué escucharnos y seguir nuestras propias verdades sin importar lo que diga el resto del mundo, es lo único que nos trae paz y revoluciona todo nuestro mundo y lo que lo rodea.

Pero es más fácil querer cambiar a los otros y decirles lo que tienen que hacer.

La libertad es la que nos gusta y la que nos disgusta, pero tenemos el derecho a defendernos de quiénes nos la quieren quitar por todos los medios a nuestro alcance.

Estos son mis principios y si no os gustan, no los voy a cambiar...

menéame