EDICIóN GENERAL

El derecho a la luz de las estrellas (y a la oscuridad)

Un pueblo de 4 habitantes, con 12 farolas, puestas de manera que no iluminan ninguna de las calles que usan habitualmente...
Lo de estar al fresco en el porche, viendo las estrellas, se jodió. Aunque los murciélagos seguro que no se quejan.

menéame