EDICIóN GENERAL

PP y Vox dan su primera alcaldía a España 2000

#61 casi imposible, los extremos requieren un nivel de fanatismo que te convierten en un tío genial para los tuyos y en un azote para los opuestos.

El discurso ultra no se sostiene sin el sectarismo acorde.
#76 he tenido que revisar el texto para ver si había metido la pata, pero no, la construcción verbal es correcta.

Hablo de "el extremista en cuestión", y no, no hablo de ti, ya que no te conozco.

Si lo prefieres así, "los extremos requieren un nivel de fanatismo que te convierten en un tío genial para el grupo al que se pertenece y en un azote para el opuesto"

pero reitero, la primera frase es correcta.
#74 Yo, sin embargo, opino que el mayor problema son los equidistantes y los toleralotodo, que acaban justificándo cualquier cosa. Tener posturas extremistas no tiene por qué ser malo. Cualquier ideología de las más extendidas en la actualidad habría sido extremista en la Edad Media. Yo soy extremista en varios aspectos, como la defensa de los Derechos Humanos, el antifascismo, mi defensa de la democracia y la consecuente oposición a los gobiernos representativos, la defensa de la igualdad de derechos, obligaciones y oportunidades... ¿Soy sectario? Puede, porque soy intransigente con el fascismo, las torturas, la destrucción de países por razones económicas o geoestratégicas, los gobiernos contra su pueblo... ¿Y tú?
#179 yo considero que el mal del mundo no es ni la izquierda no la derecha, sino la estupidez y el hijoputismo, los cuales suelen tener mucho nicho en los extremos ideológicos.

Acepto que para vivir como vivo otros tengan que vivir peor, también acepto que otros vivan mejor que yo, pero en ningún caso acepto una violación sea cual sea de la legislación establecida, ya sea la española o internacional. Un robaperas es un robaperas, lleve un cordel de cinturón o lleve una corbata.
#200 yo considero que el mal del mundo no es ni la izquierda no la derecha, sino la estupidez y el hijoputismo, los cuales suelen tener mucho nicho en los extremos ideológicos.

Con matices, puedo estar de acuerdo con eso.

Acepto que para vivir como vivo otros tengan que vivir peor, también acepto que otros vivan mejor que yo, pero en ningún caso acepto una violación sea cual sea de la legislación establecida, ya sea la española o internacional.

Yo sí acepto violaciones de la legislación. Mis límites morales no siempre coinciden con los legales. Por ejemplo, a mi no me parece mal que una mujer tenga relaciones sexuales antes de casarse aunque viva en Arabia Saudita, ni mucho menos creo que deba ser lapidada por ello. Las legislaciones son normas establecidas por las élites gobernantes en absolutamente todos los casos. Mientras no formen parte de un contrato social real para mi no tienen legitimidad alguna y si cumplo con la legalidad es, o porque coincide con mis criterios morales (cosa que pasa en la mayoría de los casos) o por el efecto coercitivo de las propias leyes.

Un robaperas es un robaperas, lleve un cordel de cinturón o lleve una corbata.

Una persona que tiene hambre y no tiene medios para poder alimentarse, según mis límites morales, está legitimada a robar unas peras de un árbol porque yo antepongo el valor de su vida al de las peras robadas.

menéame