EDICIóN GENERAL

Jesús Vázquez, último caído ante Hacienda: 2,8 millones por usar una empresa ficticia

Esto lo que pone de relieve es el hecho injusto de que los impuestos sobre las rentas del capital son menores que los de las rentas del trabajo. Si fuera al revés estos casos se acabarían. Nadie se montaría una empresa para acabar pagando más.

menéame