EDICIóN GENERAL

Un profesor de Cuenca reivindica el latín dando clases gratis por Internet

#57 Pues es bien fácil: quiero que me demuestraes para qué sirve saber latín. Que me demuestres que el tiempo invertido en el aprendizaje del latín durante la educación de niños y jóvenes es igual de útil o más que el tiempo invertido en educación física, inglés, o matemáticas.
#58 En mi vida, ni en el trabajo, jamás he usado una derivada, una tangente, un límite, ni siquiera recuerdo haber tenido que usar una raiz cuadrada para nada. ¿Que hacemos, quitamos las matemáticas después de 4º de la ESO? Pues claro que no, enteiendo que esto te enseña a pensar, asimilar, razonar, te da unos cimientos.

Pues igual con el latín. En principio no sirve para tu día a día, pero podrás aprender más facil no solo nuestra lengua, también entender portugués, rumano, francés, italiano incluso te puede facilitar otras lenguas influenciadas como alemán. Estudiar latín ayuda a entender la historia, porqué algunas cosas son así hoy y conectar con tus raices, puede hacer a los alumnos más permeables y sobre todo sensibles, es decir, mejores personas que es de lo que se trata la educación.

Claro, todo esto aplica cuando es latín enseñado con pasión, no la basura que me dió una profesora frustrada en el instituto.
#75 Estudiar latín apenas sirve de nada para estudiar otro idioma: es mucho mejor emplear el tiempo en ese otro idioma y no en el latín. Ni tampoco sirve el latín para entender la historia, que para eso se estudia historia. Y ya esto de "conectar con tus raices, puede hacer a los alumnos más permeables y sobre todo sensibles, es decir, mejores personas que es de lo que se trata la educación. " es auténtico wishful thinking en el que el aprendizaje del latín no tienen en absoluto nada que ver.

Las matemáticas que estudiaste en bachillerato sirven para tropecientas carreras de ciencias puras, tropecientas de ciencias aplicadas, y hasta algunas ciencias sociales. Casi parece que para lo único que no sirven es para estudiar latín. :-D

menéame