EDICIóN GENERAL

Ikea amenaza al cristianismo: la cruzada antigay de Polonia contra los muebles suecos

Las tres religiones del libro son adorables. Como muestra, véase #79 Ahí queda clara la naturaleza normativa de la religión, sus objetivos nada espirituales sino de control del individuo y el pueblo en favor de una casta y su ideario de intereses (sí, también contra la amenaza al monopolio de la ley por parte de otras religiones, otros dioses los llama; en realidad, sacerdotes —casta— garantizándose la exclusividad de los diezmos y privilegios). El derecho positivo de nuestros días tiene mejores ofertas que hacer (véase #84) aunque hemos de reconocer que hay una reacción rampante contra el «dios» de la libertad, de la igualdad y de la fraternidad.

menéame