EDICIóN GENERAL

Así es la revolución fiscal del Gobierno vasco para pinchar la burbuja del alquiler

Una soberana sandez que parte de la base de que quien alquila va buscando el beneficio fiscal cuando la falta del mismo (en caso de necesitarse) se va a trasladar al inquilino.
La avaricia puede y los precios los marca el mercado no una media impuesta por una institución pública. Los precios no se pueden regular, porque vivimos en el capitalismo y la Constitución protege la libertad de precios, así que al final los precios no sólo no cambiarán que incluso aumentarán si hay muchos dueños en la actualidad que tengan beneficios fiscales.
Esta idea es lo mismo que las propinas en servicios en EEUU. El dueño de la empresa paga lo mínimo al empleado (en varios estados hay salario mínimo por hora) que realiza el servicio, cuyo coste se lleva el empresario, y es a través de las propinas la forma del empleado para tener un sueldo digno. Tanto el coste como la propina lo paga... el cliente.

menéame