EDICIóN GENERAL

¿Quién ha ganado el debate?

#27 A ver, el verdadero problema no es el debate en cuestión, sino el hecho de decidir quien ha ganado mirando la prensa on-line o en encuestas de Twitter, Facebook o Instagram. Lo único que se decide en esas páginas es la formación que tiene más músculo en la red y el tipo de lectores que por ahí pululan: hace cuatro años Podemos te ganaba incluso la encuesta del ABC, pero ahora el resto de partidos se pusieron las pilas y ya no es tan fácil.

El debate es un instrumento muy útil para decidir el voto por el simple hecho de que todos llevan preparado lo suyo pero también tienen que pensar tácticas para hundir a sus rivales. Puedes ver las estrategias, la manera en que presentan cada punto, etc.; te da mucha información aunque al final sea todo palabrería. Te enteras de si Casado se escaquea a la hora de hablar del futuro pacto con VOX; de si Sánchez no se moja en la cuestión catalana; de si Iglesias no aclara como es posible que ahora Podemos vaya a las autonómicas madrileñas en un formato puzzle de varias formaciones distintas con un mismo programa; de si Abascal sigue sin decir como es que ahora le gusta tanto la mili si se pasó toda su juventud huyendo de ella con todos los permisos que la ley le permitía; de si Rivera enseña en qué consiste eso de una renovación democrática en un partido con primarias amañadas, etc.

Hoy en día la comodidad impera, y resulta mil veces más fácil leer en 5 minutos un artículo con un resumen rápido, vídeos de los "highlights" de cada candidato y una encuestita de cierre que te dice quien ha ganado, que aguantarte una hora de discusión y pensar en lo que has oído. Los partidos politícos son perfectamente conscientes de ésto, y por eso se mueven tanto en Internet para vender que han vencido.

Es por eso que digo que el problema no es el debate como instrumento para informarse, lo verdaderamente triste son esos hooligans de partidos politícos que, sin haber visto un solo minuto de discusión en la mayor parte de los casos, pretenden convencer a las masas de que ha ganado el tío por el que van a votar. En fútbol si ves que el Madrid ha perdido 5-0 te da un poco igual que en Marca digan que "jugaron mejor que el rival " y "merecieron ganar", en cualquier tipo de debate si no lo ves y sacas tus propias conclusiones estás vendido.
#50 No pretendo decir que estas encuestas sirvan para saber quien lo ha hecho mejor, pretendo decir que es tal nuestro sesgo que siempre pensamos que "el nuestro" ha ganado, no solo votamos que ha ganado, creemos firmemente que lo ha hecho
#55 Realmente no, en muchos casos no es gente que crea realmente que el suyo ha ganado; ya saben de antemano que se va a votar quien es el ganador del debate y van directos a votarlo, a veces incluso sin ver nada.

Una de las veces que más me sorprendí durante mi etapa universitaria fue cuando escuché lo que le contaba un tío de juventudes del PP a un colega suyo. Hablaba de que la noche anterior, durante el debate de las autonómicas, los citaron los del partido en una habitación, les pidieron a todos que llevasen portátil, y tuvieron que dedicarse toda esa hora a coger frases de Feijoo, twittearlas y darle a favorito y retweet. Ya hace bastantes años de lo que digo y ya hacían estas cosas de manera muy rudimentaria. No importaba lo que dijese su candidato, ya estaban citados para compartir sus frases y celebrarlas. Ahora con las cuentas clon, los grupos masivos de Whatsapp o Telegram para dar instrucciones a militantes, los foros estilo Reddit y demás en los que simplemente se da la URL y se le pide a miles de personas que voten por uno, se pueden hacer cosas mil veces más jodidas.

Por eso digo que el valor del debate sigue estando en verlo. Creeme que si en el próximo Casado vuelve a meter la pata con una como la que dijo de bajar el salario mínimo, los militantes seguirán votando por él en las encuestas pero a la vez lo harán pensando: "¿Puto gilipollas, no puede hablar 30 minutos sin cagarla?". Ese es el verdadero valor de la discusión, el votar a los tuyos y pensar a la vez que es una putada que el otro lo hiciese tan bien; porque sí, es bastante probable que un puñado de indecisos mueva su voto ante una actuación desastrosa o un monólogo brillante, y son perfectamente conscientes de ello.

menéame