EDICIóN GENERAL

Carta abierta de un soldado a Santiago Abascal

Lo malo de jugar con el discurso de la moral es que al final siempre acaban mal parados.

menéame