EDICIóN GENERAL

El país que ama los libros

#76 El que lee lo hace porque comprende lo que está leyendo. Sí.
Pero aún en esos casos habría que distinguir entre el esfuerzo intelectual que conlleva leer (y releer) a Spinoza o a Marco Aurelio... o a Heródoto o a Homero...; o puestos en lecturas con "menos exigencia de esfuerzo intelectual" el que exige leer las novelas de Conrad en comparación con las de Stephenie Meyer.

Podría decir ahora que en lo que se refiere al hecho de leer (si fuese tan imprescindible como el hecho de comer); se puede utilizar platos precocinados, ir a una hamburguesería o cocinar lo que se va a comer. Sería una comparación demasiado simple... de las que pueden aparecer en cualquier libro de autoayuda o catecismo.

Visto lo visto; prefiero que la gente acceda a la cultura de la mejor forma que estime conveniente (viajar y estar en contacto con otros humanos de otras culturas, la comunicación y el intercambio oral estuvo ahí antes que los libros...); y si no le gusta leer o no va a entender lo que lee, que no lo haga.
Yo leí demasiado!! durante unos años de mi vida en los que (como los finlandeses :-) ) poco más podía hacer. Y se que aquellas lecturas, además de aportarme bastante conocimiento y no poco placer; me aportó un equilibrio y una claridad mental que me ha venido muy bien después para afrontar momentos complicados. Pero se que las mismas certezas (y conocimientos) que logré leyendo, podrían haberme llevado al suicidio...

menéame