EDICIóN GENERAL

Nudismo a punta de escopeta

Amenazas suaves solo me ha pasado en Castilla. Un grupo enorme de cazadores con permiso de un guarda decidieron que una ruta señalizada de senderismo era para pegar tiros. En Galicia siguen disparando desde los caminos pero nunca me han dicho nada. Al revés, cuando me he tropezado con batidas he protestado por deficiente señalización, cero ganas que tropezar con gente armada.

El deseo de muchos cazadores y su pensamiento es que los jueves y domingos el monte se cierra para que ellos puedan matar animales. Es una actividad incomparable con cualquier otra y se sienten poderosos al saber que van armados.

En la bici tanto en carretera como en monte alguna vez te apena no hacer pentatlón.

menéame