EDICIóN GENERAL

Este ilustrativo gráfico muestra cómo ha cambiado el mercado de la vivienda entre los jóvenes en la última década

Normal.

No hay trabajo.
El poco que hay está mal pagado y es inestable.
Por supuesto, olvídense de ahorrar.

Ante esa situación, nadie se mete a comprar una propiedad a no ser que tengas un buen puesto y asegurado con un buen sueldo, o que tengas unos buenos ahorros, o que seas un ignorante que no sabe donde se mete.

menéame