EDICIóN GENERAL

Desentrañando los misterios de la mente humana

Al final Voltaire no tenía razón, somos marionetas de nosotros mismos.

menéame