EDICIóN GENERAL

Ha liberado a sus empleados de trabajar los viernes y cree que es mejor para todos

#8 Hay muchas cosas que se hacen mal en las empresas a pesar de reconocer que hay mejores formas de hacerlo, pero siempre hay reticencia a cambios.
#11 si descubres que puedes ganar más dinero con menos tiempo y menos gestión, lo aplicas sin dudarlo, pero no es algo trivial y seguramente no es aplicable en muchos casos, por eso las reticencias.
#11 #8 Yo trabajé en una que comenzó con "días de vacaciones libres, elegid los que querais sin compromiso" y "horarios libres, siempre que hagáis vuestro trabajo podéis entrar y salir cuando queráis"

Poco después del año la primera libertad la cortaron porque la gente se tomaba meses y meses de vacaciones en momentos en los que eran muy necesarios. Los horarios libres los mantuvieron pero nos dieron muchos toques de atención porque allí ni Dios trabaja más de seis horas, las pausas para almuerzos y desayunos son infinitas, la productividad es bajísima y en algunas ocasiones llegaron clientes o futuros inversores y al salir de la oficina a las cinco no había nadie. Pero nadie, de cuarenta trabajadores no había ni uno, cuando muchos entran a las diez o las once.
#32 El problema es no haber despedido a la gente que se tomaba "meses y meses de vacaciones en momentos en los que eran muy necesarios". Ese tipo de medidas, que también son ahora comunes en algunas startups americanas, las veo más como un ejercicio de co-responsabilidad con la empresa que de libertad del empleado. Hay que ser un desgraciado para que te den esa libertad y pirarte el día que tienes una entrega importante, por ejemplo.
#38 Sí que he hablado de productividad. Baja, muy baja. Además sufren de mucha rotación, porque ahora llega la gente, ven el percal y se marchan a otra.

Por cierto, a mí no me parece mal la libertad de horarios. En mi equipo la aplico rigurosamente tanto conmigo como con ellos.


Simplemente es una medida que puedes tomar en ocasiones y cuando confías ciegamente en tu gente. No va a resultar en cualquier oficina ni en cualquier situación.

Como dice #35 tal vez el problema fue no despedir a la gente que malusaba ese derecho.
#40 Me parece bien que se controle de alguna manera, por supuesto. Siempre hay alguna oveja negra. Pero desde mi experiencia, esas ovejas negras las vas a tener igual, y dando libertad de horarios la gente trabajadora (que suele ser la gran mayoría) está más comprometida.
También creo que en España hacer cosas así es dificil. Yo lo intenté hace años en mi oficina española y fue un fracaso. En concreto, intenté cambiar mi pausa de 2h para el almuerzo por 1h, para poder salir antes e ir a mis clases de inglés, a las que nunca conseguía llegar a tiempo. A pesar de que ese simple cambio de hora no suponía un problema real para nadie, duré sólo 1 ó 2 semanas por culpa de rumores y comentarios malintencionados que recibí, preferí cortar y evitar problemas. Y era yo el jefe en aquella oficina y el cliente me había dado permiso, pero como teníamos las oficinas del cliente al lado y había un montón de gente alrededor calentando silla hasta las 9 de la noche y controlando a qué hora se va el vecino, pues no pudo ser. Y eso tuvo que ver 0 con mi productividad y mucho con otras cosas...te ven salir antes de que se haga de noche y automáticamente te critican sin tener npi de lo que estás haciendo el resto del día o a qué hora llegaste. Así funcionan las cosas aquí, llámalo mentalidad esclavista, envidia, qué se yo.
#32 Qué raro, jugarse así un puesto de trabajo tan bueno. Yo he trabajado en el norte de Europa en una multinacional de éstas modernas con libertad de horarios y no se hundió nada. Eso sí, tienes que cambiar la mentalidad, porque la gente tiene vida propia o hijos y a veces no están en la oficina. Así que cuando quieres hacer una reunión hay que planificar con antelación y cuadrar horarios. A veces también cuando algún cliente pide algo un viernes por la tarde hay que decirle que hasta el lunes o el martes la cosa no va a estar lista. Planificar es la palabra clave, y no perder el tiempo. Y cambiar la mentalidad, respetar que la gente tiene vida. Por supuesto si crees que lo que debe ser es que todo el mundo esté allí calentando silla, te va a parecer mal la libertad de horarios. Porque veo que en tu ejemplo has hablado de presencia en la oficina, pero poco de si se mantenía o no la productividad. En mi empresa yo no creo que la cosa haya ido mal. Sólo he visto un par de vagos que se escaquean (y suelen ser mandos intermedios que están ahí hace la pila de años y saben que les cuesta más echarlos a la calle que esperar a que se jubilen). El resto de gente en general me han sorprendido por su compromiso, y si hay algo urgente o un problema, son muchas más las veces que se quedan hasta tarde y me solucionan la papeleta que las que me dicen que no (que suele ser normalmente cuando están agobiados de trabajo hasta el cuello y ya no pueden con más cosas).

menéame