EDICIóN GENERAL

Cuando el rey campechano pidió dinero a Irán en 1977 para “salvar a España del marxismo”

Cómo se demostró años después, sus temores no tenían fundamento. Felipe González era de todo menos un radical.

Sin embargo, con la información que cuenta esta carta demuestra que el rey fue muy inteligente a la hora de detectar las necesidades de una joven democracia española. Era necesaria la intervención de un partido de centro que llevara la transición de forma tranquila y pacífica.

No es un secreto la gran relación del antiguo monarca con el PSOE, quien sabe si entre sus movimientos políticos se incluyó la "domesticación" de una izquierda que parecía (o a él se lo parecía) ropturista.

menéame