EDICIóN GENERAL

Ocho años de prisión para una turista libanesa que denunció acoso sexual en Egipto en un vídeo en Facebook

Y eso que el día anterior a su arresto puso otro vídeo en Facebook en el que se disculpaba.
Pues nada, casi la pena máxima.
Parece que son ciertas las acusaciones de los activistas por los derechos humanos al presidente el-Sisi de estar eliminando las libertades conseguidas en la última década.
#11 En la última década no se ha conseguido nada, más bien al contrario.

Nos guste o no, Egipto era un país bastante más seguro, tanto para sus habitantes como para los turistas con la dictadura de Mubarak que con la república actual.
#17 Supongo que se refieren a cosas como esta:
"Las libertades en Egipto han sido severamente recortadas en los últimos cuatro años."
www.alaraby.co.uk/english/indepth/2018/2/11/egypts-struggle-for-freedo
#10 #15 #17 Egipto nunca ha dejado de ser un "país de mierda". Sin términos ofensivos, Egipto ha tenido buena prensa por el aislamiento social al que se somete a los turistas (que ni interactúan con el pueblo ni caminan libremente por sus ciudades) y por la felación gubernamental a distintos países de la OTAN.

La realidad es que Egipto es un país que tiende al islamismo. Son extremadamente clasistas y anti-semitas (mejor dicho, anti-Israel) y su contexto sociocultural está tremendamente marcado por la Sharia. Son vecinos de Libia y sin embargo Libia siempre se ha visto como la "mala" y Egipto como el "bueno" por la propaganda occidental.

En cuanto rascas por las redes sociales y los medios de comunicación egipcios te das cuenta de que, en lo que a justicia social y avances democráticos se refiere, están muy por debajo de otros países del Magreb como Túnez o Marruecos.
#68 He estado muchas veces en Egipto. Algunas veces en viajes organizados y escoltado por guardias con kalashnikov, pero muchas otras caminando libremente con mi pareja o mi familia por las calles del Cairo, Alejandría, Asuán, Luxor, Menfis o varios pueblos nubios y lo único con lo que me he encontrado es con gente maravillosa que se interesa por tu bienestar y que te abre sin dudar las puertas de su casa. He sido invitado a cenas, bodas, fiestas y bailes por parte de personas de toda religión, cultura y clase social.

Mi única experiencia negativa (que acabó siendo positiva) fue en una ocasión en la que paseando por Khan el Khalili me encontré de frente con una manifestación islamista en la que quemaban banderas americanas. En ese momento un par de comerciantes nos metieron dentro de su tienda y cerraron las puertas. La fiesta que nos montamos en el interior con cuatro egipcios, una pareja de italianos y otra de americanos fue inolvidable.

Dicho esto aconsejo conocer un poco la realidad de este complejo país antes de pontificar. Estoy de acuerdo en que tiene mucho en lo que mejorar en cuanto a garantías religiosas y democráticas, pero ese aislamiento en el que se encierra al turista es similar al que puedes encontrar con ingleses y alemanes en Mallorca. Depende del turismo que quieras hacer.

menéame