EDICIóN GENERAL

Las órdenes religiosas se mueren: ya nadie está dispuesto a ser célibe y pobre

#7 imagino que ser cura de iglesia puede ser un pequeño chollo, pero ser un miembro sin más de los jesuitas pocos atractivos tiene para nadie.
#9 precisamente los jesuitas tienen todos una carrera, además de la de teología. Viven "en el mundo", no en conventos, y muchos ejercen su profesión o son profesores universitarios. No viven con lujos, pero tienen la vida resuelta y más que digna. Si eres asexual y no te importan mucho las cosas materiales, es una buena opción.

Otra cosa muy distinta son los monjes y monjas de convento, que viven encerrados, con una vida rutinaria marcada por las horas de oraciones diarias, por el trabajo manual, el aislamiento del exterior... Tienes que ser muy muy simple para vivir feliz así.
#82 gracias por la info. La verdad es que he mencionado a los jesuitas por ser de los pocos grupos que mi ignorancia religiosa conoce aunque sea de nombre. Pero ya que lo dices, si para ser jesuita hay que tener una carrera aparte de teología, y ejercen sus profesiones, que ventaja tiene realmente para nadie el ser jesuita? No vivirían mejor siendo profesionales ajenos a la Iglesia? Con la ventaja del sexo, claro.
#108 por eso he dicho "si eres asexual". Hay gente a la que el sexo no le interesa. Y supongo que la mayoría de ellos sí creen en Dios y creen que así llevan una vida más plena. En los años setenta y ochenta eran los abanderados de la Teología de la Liberación, y creían que estaban cambiando el mundo y defendiendo a los pobres. Creían que hacían algo importante con sus vidas.

Yo tuve como profesor de historia del arte a un jesuita al que en su tiempo se le conocía como "el cura de la noche" zaragozana. Confesaba a todas las putas y les ayudaba en lo que podía, y te estoy hablando de los años 70-80, en una época en la que el sexo en general estaba mal visto, no digamos las putas. Le invitaban a fiestas de la buena sociedad y era un hombre culto, leído y viajado. Nos daba clase con fotografías suyas, que había sacado él en sus viajes: Egipto, Roma, Grecia, media Europa... El hombre falleció hace unos años, y creo que tuvo una vida más interesante que la de mucha gente que se casa con su novia de siempre y se pasa 40 años yendo a la oficina.

menéame