EDICIóN GENERAL

Park Geun-hye, la expresidenta surcoreana encarcelada con una vida de culebrón

La culpa es del perro, si al gigoló le hubieran dejado comérselo como era su primera intención no habrían tenido ese problema.
Por otro lado sorprende los paralelismos con España, corrupción por todos lados, examenes aprobados por universidades sin llegar a presentarse... lo único que alli los responsables de la universidad van a la cárcel, aquí...

menéame