EDICIóN GENERAL

La edad de los ‘cagaprisas’

#73 Aunque estoy totalmente de acuerdo contigo en que el cine actual busca un ritmo trepidante a costa de quitar sentimiento y reflexión, también hay que saber buscar el término medio. Hay muchas películas antiguas que hoy en día son insufribles, aunque históricamente se consideren obras maestras. Antes se veían a ese ritmo porque era lo que se conocía y parecía lo normal, pero hoy en día, incluso aunque te apasione el cine y solo busques películas que te hagan reflexionar y te trasmitan algo, esos ritmos se hacen duros de digerir. Yo por ejemplo hace un año que no voy al cine a pesar de que me encanta, porque no encuentro ninguna película en cartelera que me transmita algo. Sin embargo, intento ver 2001 Odisea en el espacio, y soy totalmente incapaz, a pesar de que me encanta la ciencia ficción y la temática espacial.
#151 Es muy cierto que los ritmos han cambiado, aunque por fortuna no todos aún hay películas que se pueden saborear a un ritmo tranquilo. Pero el ejemplo que pones de 2001 es malo por diversos motivos. Para empezar el ritmo es más lento que el cine que se hacía en esa época y porque tiene un ritmo perfecto que refleja la vida en el amanecer del ser humano y especialmente el vacío en el espacio... Si al principio la vida es lenta y torpe porque nos encontramos en la infancia del ser humano, después vuelve a serlo porque nos encontramos en la infancia del ser humano en el espacio.

Esa sensación de vacío, lejanía, soledad no he vuelto a sentirla en películas como Gravity o Interestellar precisamente por el ritmo rápido, la acción constante.

menéame