EDICIóN GENERAL

Presunción de veracidad de los agentes de policía y Ley Mordaza: una historia real

#1 No solo la pena será ridícula, es que si hay multa en juego la pagamos los Juan Pueblo de siempre. Entre ellos el apaleado.

menéame