EDICIóN GENERAL

Joseph Lister, el hombre que esterilizó la cirugía

#15. Todo eso sirve de poco cuando ves que no se retiran joyas o el propio reloj de pulsera durante todo el turno. O andan manipulando una tableta o el teléfono que va al bolsillo entre visita y visita. Los puños de la bata son otro vector.
Algún artículo he leído sobre infecciones hospitalarias y el caso omiso a recomendaciones tan básicas. Una cochinada...

menéame