EDICIóN GENERAL

Joseph Lister, el hombre que esterilizó la cirugía

#12 Hoy en día, si alguien demuestra que algo funciona - aunque no se sepa el cómo -, ya tiene mérito.
Lo mismo si es capaz de demostrar que algo provoca algún daño.
Aunque persiste el problema de que hay grupos poderosos interesados en desacreditar los hallazgos empíricos que los afecten.

Ahora, el conocimiento acumulado - devenido en norma - y el simple sentido común hace que los médicos procedan a un buen lavado de manos después de examinar cada paciente, incluso a desinfectar sus instrumentos de examen - como el fonendoscopio - y otros de trabajo - teclados, mouse, etc. -.
Hasta se puede hacer buenos negocios con antisépticos, equipos de esterilización y materiales desechables.
#15. Todo eso sirve de poco cuando ves que no se retiran joyas o el propio reloj de pulsera durante todo el turno. O andan manipulando una tableta o el teléfono que va al bolsillo entre visita y visita. Los puños de la bata son otro vector.
Algún artículo he leído sobre infecciones hospitalarias y el caso omiso a recomendaciones tan básicas. Una cochinada...

menéame