EDICIóN GENERAL

La venganza de Paco (siete años después) en cinco actos y a la espera de las pruebas

Llegaron, pues, a Jerusalén, y Jesús entró en el templo expulsando de allí a los que compraban y vendían. Volcó las mesas de los que cambiaban dinero y derribó los puestos de los que vendían palomas, y no permitía que nadie atravesara el templo llevando mercancías.
También les enseñaba con estas palabras:
Acaso no está escrito que mi casa será llamada por todas las naciones casa de oración? Pero vosotros la habéis convertido en cueva de ladrones.

menéame