EDICIóN GENERAL

Tengo una tienda de discos desde hace 30 años: sobreviví a Napster, a iTunes y pienso hacerlo a Spotify

#6, #10, #133 Me encanta la música, me paso el día oyendo música, es una parte fundamental de mi vida, y con esto paso a exponer, de forma cronológica como ha vuelto a mi el vinilo. Quizá sea extrapolable, quizá no.

En mis inicios, la compra de música se hacia en vinilo, solo de forma muy ocasional en cinta, puesto que acababas grabando el disco en cinta igualmente para poder oirla sin "gastar" el disco y en el "walkman" el radiocasette y en casa del colega. Luego apareció el CD, que era la leche de cómodo, algunos traían incluso un librillo. Era cómodo, de cojones. Nada de apuntar con la aguja a la pista, y desde luego nada de apuntar los "cuenta vueltas" en la tapa de la cinta para marcar los tracks. Y así el CD se hizo un hueco. Se acabaron los chispazos de electrostatica, y tu colección ocupaba menos. Mi colección se incremento notablemente en títulos (imagino que mi poder adquisitivo también era superior) . Cuando el formato mp3 apareció, acompañado de Napster, aquello que duda cabe que supuso una revolución. Era cómodo, para entonces ya habíamos descubierto que a los CDs había que tratarlos con mimo, que sino se jodían de forma irremediable, nada que ver con los saltos de los vinilos. La informática avanzo, de unos pocos megas de almacenamiento se llego a los gigas... los teras... aparecieron los reproductores de mp3, de mp4, finalmente los móviles y los dispositivos de HiFi con posibilidad de USB. Aquí las colecciones se hicieron infinitas, el gasto en música se redujo hasta casi el cero absoluto ( hablo de mi caso siempre ), tenias tu musica en cualquier lugar, mas de la que podías ni siquiera apreciar, la muerte definitiva del CD, ¡ya no tenia ningún sentido!. Pero ocurrió un punto de inflexión. Se vio que la industria estaba tocada, que esos grupos de idolatrabas ya no vendían. Que por la naturaleza underground de ciertos grupos, su subsistencia estaba tocada. Así que no me preguntes porque, me vi comprando de nuevo vinilos ( portada grande, el rito de limpiarlo, de ponerlo a girar... sentarte en el sofá o tumbarte en el suelo solo a oirlo... ) total, el mp3 ya lo tenía descargado y en el coche, en el curro, en el móvil y en el multiroom... pero mi música, la que de verdad me hace vibrar... la quiero en vinilo.. con persianas bajadas, a buen volumen y con los pelos erizados, y por eso viva el vinilo, vivan las casettes y compraré estos formatos en el merch de cada concierto al que vaya... ¿fetichismo? que va.. es algo que no puedo ni describir.
#138 Me parece perfecta tu postura, pero eso mismo que describes es la definición de fetichismo :-)

Creo que a ti te ha pasado lo que a varios, que habéis visto un cierto tono despectivo en la palabra o en mi frase, y para nada, es que está muy bien y es una afición que mola mil.

menéame