EDICIóN GENERAL

Los trapos sucios de los maestros de la literatura que no te contaron en el colegio

#22 Es que a la segunda parte no se le ha hecho mucho caso, entre otras razones por culpa de Juan López de Velasco, el hombre que se ocupó de hacer la versión censurada y aprobada por la Inquisición.
Velasco, en el prólogo al lector, dice que quitó la segunda parte por ser de otro autor y muy desgraciada. El caso es que la opinión de Velasco se dio por buena acríticamente. La realidad, en cambio, es que ambas partes son del mismo autor, con total probabilidad.

menéame