EDICIóN GENERAL

Alcoy 1821, cuando el odio a las máquinas llegó a España

Las movilizaciones sociales que se nos vienen encima con la robótica son de aúpa.
#5 Eso espero. Y si para conseguir derechos sociales y no caer todos en la pobreza hay que cargarse unos cuantos robots para que los beneficiados del capitalismo extremo hagan una legislación más social y los beneficios de la robótica se repartan habrá que hacerlo.

A los que lo hagan les llamarán luditas cuando en realidad su preocupación no es lo que los robots sean capaces de hacer sino la máxima de que si aquí no comemos todos, aquí no come ni dios.

menéame