EDICIóN GENERAL

El acoso a María, la carnicera que perdió una mano y sus jefes están en prisión

#5 Tal vez los vecinos echan de menos los embutidos de con el "irresistible" olor a hierro de la sangre humana, de otro modo no me lo explico.

menéame